Crónica de la semifinal de la Final Four entre Real Madrid y Fenerbahçe


La segunda final del día se disputó entre Real Madrid y Fenerbahçe, con los locales como favoritos. Los blancos salían con Llull, Carroll, Rudy, Reyes y Ayón. Los turcos con Goudelock, Sipahi, Bogdanovic, Vesely y Zoric.

El partido comenzó con el MVP en el banquillo, algo que ya había anunciado Obradovic en la rueda de prensa. Posiblemente por ello Laso decidiera salir con Carroll en el quinteto titular y dejar a Maciulis en el banco. La primera canasta llegó tras un minuto y medio de mano de Zoric. Ambos equipos buscaban canastas dentro de la zona, muy cerca del aro. El Real Madrid por medio de penetraciones, el Fenerbahçe por medio de un sistema de bloqueos constantes. Inicialmente parecía que los turcos podrían tener un mayor control del partido, aunque sin poder despegarse en ningún momento, teniendo en Zoric su hombre más efectivo. Con 6:40 el Real Madrid le sacó la segunda falta al croata, que se fue al banquillo y fue sustituido por Oguz Savas. Catorce segundos después el Fenerbahçe cometió la cuarta falta de equipo. A 5:54 del final del primer cuarto llegó el primer triple del partido, firmado por Rudy, dando al Real Madrid su primera ventaja en el partido con un 9-8 y a 5:01 Reyes fue sustituido por Slaughter con su segunda falta. El Fenerbahçe defendía muy bien en este primer cuarto, sin cambiar de marca pero con jugadores ofreciendo ayudas flash muy eficaces limitando el espacio disponible para los de blanco, que tenían dificultades para anotar. Después del tiempo muerto de la televisión, pareció mejorar un poco el ataque del Madrid y los blancos consiguieron su primera ventaja de más de una posesión. Otro aspecto que se ve en este cuarto es el dominio del rebote del Madrid, que coge muchos en ataque: los turcos parecen muy lentos y torpes a la hora de cerrar su rebote, dejando espacios y huecos para los locales. A pesar de ello, el Fenerbahçe colocó un 18-19 a su favor en el marcador y Laso pidió tiempo muerto a 1:08, tras el que entra Bjelica a pista, lo que no impidió que los turcos llegaran al final del primer cuarto uno arriba, 20-21.

Aquí Goudelock entrando a canasta tras estar rodeado por cuatro, marcando la intención de buscar tiros bajo aro.
Aquí Goudelock entrando a canasta tras estar rodeado por cuatro, marcando la intención de buscar tiros bajo aro.

La primera jugada del segundo cuarto es ya el adelanto de lo que será este determinante cuarto: el Madrid roba el balón y logra un dos más uno en el contraataque. Se abre así un parcial a favor del Real Madrid que obliga a Obradovic a pedir un tiempo muerto con 27-21 y 8:24 en el reloj. A pesar de ello, el parcial continuará y Obradovic no tendrá otra opción que pedir un segundo tiempo muerto cuando KC Rivers completa el parcial de 12-2 con un triple, poniendo el marcador en un 32-23 a 6:42 del descanso. Hasta el primer tiempo muerto era evidente que los cambios en la defensa del Madrid estaban logrando colocar a sus hombres en las líneas de pase y molestar lo necesario al receptor del balón para provocar pérdidas de balón. Tras ese tiempo muerto se me hizo claro otro cambio en el juego del Real Madrid, que pudo estar enmascarado por los contraataques que los merengues lograron hacer tras las pérdidas de los turcos: cambió el foco del ataque de los blancos, que se alejó de la canasta y se desplazó al exterior, con una buena dispersión de los jugadores blancos que provocaba en los jugadores del Fenerbahçe dudas de colocación y en las ayudas. Los blancos ya no encontraron las dificultades del primer cuarto para encontrar espacios, en una maniobra que es innegable mérito de Laso. Tras el segundo tiempo muerto de Obradovic, la ventaja merengue dejó de crecer al ritmo alarmante anterior, sin embargo no pudo ser detenida y siguió creciendo, lenta e inexorablemente, pues así era la sensación de superioridad de los de Laso. No fue posible para los turcos evitar llegar al descanso con un marcador de 55-33, en un parcial de 35-12 en el segundo cuarto y una demoledora estadística de 0-8 en pérdidas de balón. Eso hacía que en el descanso el partido pareciera ─ o se supiera ─ sentenciado, tanto por esa superioridad aplastante mostrada por los blancos como por las caras de depresión en las filas turcas.

Por las distancias entre jugadores, el Fenerbahçe no lograba mantener bien marcados a los jugadores, KC Rivers lanza el triple que forzó el segundo TM de Obradovic.
Por las distancias entre jugadores, el Fenerbahçe no lograba mantener bien marcados a los jugadores, KC Rivers lanza el triple que forzó el segundo TM de Obradovic.

El tercer cuarto empezó prometiendo más de lo mismo del segundo cuarto: el Fenerbahçe falla una bandeja y en la siguiente jugada comete una falta durante un triple de Llull, lo que da al Real Madrid un nuevo ataque que culmina con otro triple para dar a los locales la que sería su máxima diferencia de veintisiete puntos: 64-37. En ese momento el partido sería considerado decidido por todas las partes implicadas y se relajaría el esfuerzo defensivo y ofensivo del Real Madrid. Eso propició que los turcos comenzaran a recortar puntos y obligar a Laso a pedir un tiempo muerto tras el triple de Mahmatoglou que pondría el 67-51 tras un parcial de 3-14. Slaughter siguió en pista tras cometer su cuarta falta hacia la mitad del cuarto y acabaría yéndose al banquillo por la quinta con 2:55 para el final del cuarto. Éste acabaría con un 76-59, una ventaja que podía dar esperanza en una remontada para los turcos y un poco de miedo a los merengues.

El último cuarto seguiría con la tónica en que parecían todos carentes de tensión, empezando por el que esto escribe. Con el Real Madrid que ya no apretaba tanto en defensa o ataque, un Fenerbahçe sin ninguna señal de creer en la remontada y con claros signos de frustración y unos árbitros que dejaban pasar faltas, empujones, tirones y codazos. Unos pocos minutos dentro del cuarto se pudo ver el estado mental de los del Fenerbahçe cuando Bjelica pone a su equipo catorce abajo y aparentando confirmar las opciones de los turcos para inmediatamente protestar pidiendo falta en el tiro con un puñetazo al aire que le valió la técnice e irse al banquillo por cinco faltas. Por si no fuera poco, después de la técnica en un vuelo a matar de Nocioni, un jugador que no sé quién era, ya que me fijé demasiado en el que iba a poner tapón, le dio en la pierna en pleno vuelo, lo que fue una antideportiva. Además de estas dos jugadas, ya se mostró esa frustracuón en el tercer cuarto, en el que hubo dos enfrentamientos entre jugadores iniciados por los visitantes; el primero Zoric y el segundo Vesely. Ambos casos se resolvieron con faltas dobles que no acabo de entender, ya que en el jugador del Madrid no respondió. Más tarde los turcos tendrían ocasión para lamentar su inmadurez y falta de carácter, ya que un nuevo triple de Mahmatoglou puso a los suyos sólo diez abajo a dos minutos exactos del final. Sin embargo, como para asegurar que no hubiera lamentos por ello, Bogdanovic dilapidó dos ataques seguidos con triples innecesarios, sin nadie al rebote y uno de ellos además tirado sin cuadrarse debidamente. Con ellos se esfumó cualquier pequeño temor que hubiera podido surgir al alcanzar la diferencia de diez puntos y el partido acabó con un 96-87 en el marcador. Y la sensación de que si el Fenerbahçe hubiera mantenido la cabeza fría y la fe en la remontada, la habrían culminado. Claro, que entonces el Real Madrid hubiera visto su determinación y habría reaccionado, con lo que dudo que se hubiera producido incluso habiendo sido seros los turcos. O sea, no se crean que pretendo decir que la remontada no se produjo sólo por culpa de los turcos, sólo que sus pérdidas de papeles hicieron que no llegaran a poner a prueba esa posibilidad.

En resumen, fue un partido en el que los turcos aguantaron sólo el primer cuarto y se desplomaron el segundo. Un primer cuarto de gran calidad por ambas partes y un segundo en que los inteligentes cambios de Laso decidieron el partido ante la impotencia de los de Obradovic. Un partido de una sola parte, ya que la segunda se jugó de modo que me pareció bastante relajado por ambas partes debido a la frustración y falta de fe de los turcos. Victoria cómoda del Real Madrid que le coloca en la final, donde podrá tratar de vengar la derrota sufrida en la final del 2013 a manos del Olympiacos, mañana domingo a las 20:00 por Canal+ o TV3.

contador

circuito contador

Anuncios

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s