El despertar del Barça puede suponer la pesadilla de algunos


Escribo alegre. Satisfecho de ver por fin al FC. Barcelona que esperaba ver.

La curva del equipo se ha mantenido ascendente desde que empezó el nuevo año, pero es ahora que podemos decir con firmeza que el conjunto culé ha despertado. Un despertar tardío que puede suponer la pesadilla de algunos.

El salto de calidad dado por el equipo este mes de Marzo lo sitúa en la cúspide de Europa. Un equipo que aguanta un histórico invicto en el Top16 después de pasar sin despeinarse por la cancha de algunos de los mayores depredadores del viejo continente.

Sada vs Navarro

El conjunto culé transmite un no sé qué distinto, el equipo juega mejor y más compacto y todos los jugadores sin excepción han subido sus prestaciones. Entienden mejor los roles que tienen y su papel preponderante en una maquinaria cada vez más engrasada.

El gran pilar que suponía Tomic para el juego del equipo pierde fuelle, y no porque el croata haya bajado el nivel (mejor jugador del mes en la Euroliga) sino que a su alrededor han crecido otros que le facilitan la difícil tarea de sostener un escudo tan pesado como el azulgrana.

Las sensaciones son inmejorables, pero sazonemos tanto sentimiento con un poco de estadística, intentemos echar un poco de agua a tanto vino:

El FC. Barcelona suma un total de 9 victorias durante el mes de Marzo, 4 en Euroliga y 5 en la liga Endesa, con una diferencia promedio de 20.9 puntos y subiendo la racha de victorias consecutivas a 14.

En el Top 16 el equipo ha mejorado sus prestaciones respecto a la fase regular, un hito muy meritorio teniendo en cuenta la creciente competitividad de los equipos con los que se enfrenta en dicha fase.

El equipo ha subido los porcentajes en los tiros de 3 un 3.8% y en los tiros de 2 un 1.5%, subiendo la valoración global más de 3 puntos.

Tomic

Analizando los distintos enfrentamientos que el FC. Barcelona ha jugado, nos damos cuenta de que ha ganado los partidos gracias a la compensación en su juego y al repartimiento de esfuerzos entre los distintos jugadores; complementándose y buscando los desequilibrios de forma inteligente, sin necesidad de incurrir en las tan manidas soluciones de siempre (Navarro-sistema o pelotas a Tomic). El Barça no necesita recurrir a individualidades para sacar los partidos adelante, y aunque estas aparecen, lo hacen dentro de un engranaje grupal. Es decir, las individualidades surgen de una inercia producto de un buen juego, no son una necesidad que se busca como sucedía hace bien poco, simplemente aparecen. 

Para ilustrarlo un poco, podemos mencionar algunos ejemplos que se han sucedido en este mes de la mano de protagonistas secundarios: 

– Contra el Unicaja, Victor Sada sumó 10 importantes puntos en el último cuarto mientras Oleson sentenciaba el choque con un triple inverosímil en la victoria más trabajada del mes de Marzo. 

– Contra el Fenerbahçe, Ante Tomic hizo un trabajo colosal, pero el equipo contó con la aportación de un inspirado Nachbar para arrasar al equipo turco. 

– El CB Valladolid sufrió el paso de un gato salvaje que los destrozó desde la distancia con un histórico 12 de 15 en triples para un total de 42 puntos en menos de 23 minutos. El ex Wildcat Jacob Pullen recibió las felicitaciones de propios y extraños, atónitos ante tal exhibición. 

– Contra La Bruixa d’Or apareció un joven mago croata que elevó su tope anotador hasta los 26 puntos; la perla de la cantera azulgrana Mario Hezonja. 

– En ese aspecto, Maciej Lampe merece una mención especial después de los números que promedia en los últimos cuatro encuentros ligueros: 19 puntos, 8 rebotes, 24 de valoración. 

lampe

A todo eso… ¿Os habéis dado cuenta de que aún no he mencionado a un nombre habitual de este tipo de exhibiciones?

Efectivamente, Juan Carlos Navarro no ha salido a la palestra, se ha mantenido en un segundo plano (aportando como siempre) pero relegado a una pieza más del armatoste azulgrana. Será importante y lo vamos a necesitar seguro, pero es importante que no tenga que lucir tan a menudo para ayudar a un equipo que está aprendiendo a valerse sin él. 

En definitiva, los jugadores entienden mejor qué se les pide y Xavi Pascual otorga reconocimiento, minutos y confianza.

Es importante equilibrar minutos de juego con minutos de descanso para que los jugadores no lleguen a final de temporada cargados y con problemas físicos como ya nos sucedió la temporada anterior. 

Este mes nos deja sensaciones muy buenas, aunque quizá la mejor sensación de todas sea ver que a pesar de todas estas victorias y el buen momento de juego que atravesamos,  aún estamos lejos de ver el zenit del equipo, de que aún queda por rascar y por pulir: Aún estamos lejos de alcanzar el 70% en tiros libres, nuestro número de pérdidas por partido en el TOP 16 es alta (12.3), no conseguimos recuperar al Lorbek de antaño para la causa…

Aunque claro está, siempre encontraremos alguna que otra chinita en el zapato si nos ponemos perfeccionistas. Con lo que debemos quedarnos a pesar de esos contras y algunos más, es que el paso del conjunto culé, ahora sí, es firme. 

Jugando a este nivel somos aspirantes a todo… ¡Así sí! 

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s