Aire fresco de Lamar


Aire fresco de Lamar

Vivir en el interior y notar el aire fresco de Lamar, es una sensación que están comprobando los amantes del baloncesto y los que no lo son, en Vitoria. En una temporada plagada de lesiones, de cambios de base improductivos y desánimo reflejado en una grada sin alicientes, la llegada de Odom ha supuesto un golpe de efecto digno de estudio. El aterrizaje de una estrella NBA en una ciudad pequeña, ha logrado un impacto no sólo para nuestro club, sino también para una alicaída ACB que ve como sus jugadores más determinantes la abandonan en busca de unos euros que en nuestra liga no dan para más.

La aparición de Lamar Odom, marca en el Baskonia, un antes y un después en su política de fichajes. Su llegada antepone, en mi humilde opinión, la apuesta por el jugador reclamo y franquicia (muy al estilo NBA) dejando al margen idílicas etapas de entrenadores estrella con poderes absolutos. En aquellos tiempos quizás fue posible al lograr concentrar jugadores por entonces desconocidos y jóvenes (filón argentino), de una enorme calidad. La falta de medios económicos para poder luchar contra los grandes transatlánticos europeos en los fichajes de jugadores de futuro, y mucho menos con los ya consagrados, han hecho que el Baskonia asuma una apuesta arriesgada pero muy inteligente y de impacto. Odom ha sido un jugador de primer nivel mundial, con tremendos problemas personales, y sólo por esa razón se encontraba en el paradero desconocido de los aros. A Querejeta le ha dado igual; tenía que dar un giro al desaliento y no ha dudado. Antes de que la grada se le venga abajo o le mire de malas maneras, la levanta con un regalo inesperado. Antes muerto que sencillo o Bilbao no pilla tan lejos. 

El simple hecho de poner a Vitoria en el mapa mundial del baloncesto, ya es un logro de incalculable valor, y un reclamo a los patrocinadores. El club que ‘vagaba’ por las competiciones con más pena que gloria, lleva ahora en sus filas un caramelo publicitario que el Baskonia sabrá aprovechar. Ir a ver a un grande de la NBA, y de paso al Baskonia, es para mí un cambio básico y de futuro para atraer a infieles que puedan llenar 15.000 asientos a pesar de Bañez o Montoro, y no dejen de cenar por un mal resultado.

De todas formas la cautela siempre es necesaria; la gaseosa es la peor de las bebidas en este tipo de situaciones y los efectos deberemos valorarlos con el tiempo.

Si a nivel mediático el éxito en un primer momento ha sido contundente, en lo deportivo será necesaria la espera paciente a un jugador inactivo, durante demasiados meses, pero que tiene baloncesto en su ADN. Si Odom vuelve a encontrar el placer en jugar y no en lo que le llevó a dejar la práctica activa del baloncesto, al Laboral Kutxa le habrá tocado la lotería. Contar con un jugador versátil e inteligente capaz de desenvolverse en posiciones de tres, cuatro y hasta cinco, hacen a cualquier equipo dar un salto cualitativo de primer nivel.

Nadie debe jugar a adivino, pero el golpe de efecto ha sido de una gran magnitud; esperemos ratificar que la ilusión no se quede en eso y se convierta en realidad.

Iremos viendo y palpando si es pulpo o caLAMAR.

Escrito por Mikel Cuadra (@mikelcuadra)

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s