Unicaja termina el año siendo demasiado irregular


Irregular, así había que definir el rendimiento del Unicaja en el último mes del año, donde ha alternado grandes actuaciones con otras donde se ha evidenciado que vuelve a caer en los errores del pasado año, compaginando cuartos de gran brillantez tanto ofensiva como defensiva, con otros donde sus jugadores demuestran una total falta de concentración que ha provocado más de una derrota inesperada. Lo más curioso de todo es que este problema que lleva más de un año atenazando al equipo cajista se produzca durante el presente curso contando tanto con un nuevo entrenador como con una plantilla totalmente remozada.

Unicaja_diciembre

Después de la victoria ante el Iberostar Tenerife, y que ya comenté en el resumen anterior, el siguiente partido para el equipo malagueño era ante el Galatasaray, en tierras turcas. Partido a priori importante para los malagueños pero en el cuál la mejor defensa de los turcos, una dependencia excesiva del tiro exterior de los malagueños, aún cuando Unicaja es de los peores equipos en esta estadística, la repetición del juego confuso que practica en ocasiones y que le está haciendo perder demasiados partidos, y, sobre todo, un apagón en los últimos minutos que le llevó a anotar solo tres puntos en cinco minutos, propició la primera derrota del mes para los malagueños, resultado que no fue demasiado clave ya que gracias a los resultados en otros partidos, permitía a los malagueños soñar aún con posibilidades de clasificación para el TOP-16.

Unicaja volvía a demostrar que es un equipo demasiado irregular, esta vez de forma positiva, en el siguiente encuentro, ante el F.C. Barcelona, en tierras catalanas que resultó más fácil de lo que inicialmente se podría prever. Lo cierto es que no empezó fácil para los malagueños, demasiadas pérdidas de balón no auguraban un resultado positivo. Pronto, y con la eficaz y solvente dirección de Calloway, el equipo cajista empezó a reducir diferencias de puntos. La falta de intensidad del equipo catalán, uno de los lastres que está provocando la nefasta temporada que están realizando, permitió a los malagueños, gracias también a la brillante labor final de Fran Vázquez, llevarse una importante victoria que era además la 150 para su entrenador Joan Plaza.

La buena imagen ofrecida ante el F.C. Barcelona se repitió en el siguiente partido, esta vez ante el F.C. Bayern Munich y en Málaga.

Con un Unicaja que tenía que ganar si o si para aspirar a entrar en el TOP–16, y ante 9.000 espectadores, como hacía mucho tiempo que no se llenaba el Martín Carpena, el equipo malagueño salió a defender hasta la extenuación cada posesión rival, logrando llevarse el partido por 77-72, esperando que los resultados de la siguiente jornada le permitiesen clasificarse para la siguiente ronda de la competición.

Con la mente puesta en la clasificación para el Top-16, el siguiente partido de los malagueños les supuso una dolorosa derrota, esta vez en tierras vascas y ante el Gipuzkoa Basket, en un partido que tuvo dominado en gran parte pero que, debido al cansancio que arrastraban sus jugadores después de las dos últimas victorias, y a que los jugadores del equipo vasco entraron en una dinámica positiva, no pudo ganar y terminó perdiendo por 69-61.

El siguiente partido para los malagueños, jugándose la clasificación para el TOP-16 de la Euroliga, se saldó esta vez de forma positiva. Ante el Montepaschi Siena, en tierras italianas, el conjunto malagueño, en un partido donde los dos equipos no estuvieron demasiado acertados, pudo resolver el partido gracias a un tiro contra tabla de su base Jayson Granger. Partido mediocre con los dos partidos teniendo muchos minutos sin anotar pero que certificaba el pase para los malagueños a la siguiente fase de la competición europea.

El desgaste provocado por el partido ante el Montepaschi Siena provocó que los malagueños se llevaran una dura derrota de su siguiente partido disputado, la cita, esta vez de Liga ACB, esta vez en tierras gallegas, ante el Rio Natura Monbus; un encuentro donde además se combinó la necesidad de los gallegos de eludir las plazas de descenso que estuvieron muy acertados en ataque desarrollando además una fuerte y férrea defensa que en ningún momento pudieron superar los cajistas.

El siguiente partido para los malagueños, de nuevo de Liga ACB produjo además la siguiente derrota seguida, incidiendo además en que las tres se habían producido ante rivales de, a priori, mucho menor nivel de los malagueños. Esta vez el rival fue el CAI Zaragoza y en un partido disputado en tierras malagueñas.

En un primer momento los malagueños dominaron el partido, llegando al descanso con una renta de 39-25. El problema surgió durante el tercer cuarto, donde los jugadores cajistas dominaron una alarmante desconexión mental, jugando sin ideas y sin que los cambios que realizaba Plaza fueran exitosos. Un alarmante falto de acierto de cara al aro propició que se llegara al último cuarto con un parcial en contra de 11-23. El desenlace del partido fue negativo para los malagueños ante un público que no se podía creer lo que estaba viendo. La derrota, dolorosa, se produjo por 67-76.

Un último partido le quedaba al equipo malagueño para despedir el año, esta vez en tierras madrileñas y ante el Fuenlabrada. Partido ganado por los malagueños que rompían un dura racha de tres derrotas seguidas pero cuya victoria se produjo sin brillo, con un equipo malagueño que nunca consiguió imponer su defensa en buena parte del partido y que si se llevó el triunfo fue gracias a la mayor calidad de sus jugadores. Stimac, tal vez el fichaje que más pasó desapercibido por parte de los malagueños el pasado verano, se convirtió el mejor jugador del partido, logrando 22 puntos y dominando las dos zonas.

Primer partido del año y del TOP-16 para los malagueños y dura derrota, esta vez ante el Laboral Kutxa en tierras vascas. Hasta 60 puntos encajaron los malagueños durante la segunda parte en un partido donde rozaron la mediocridad. Que un conjunto que empezó el reciente curso demostrando gran intensidad tanto ofensiva como defensiva desarrolle partidos como el que realizó en tierras vascas es motivo de alarma. Los jugadores del equipo vasco anotaron con muchísima facilidad desde el tiro exterior y solo la agresividad de Dragic permitió que los suyos anotaran en un partido que habrá provocado más de una charla posterior de Plaza a sus jugadores. Tal vez la derrota más dura, por cómo se produjo, para los malagueños en el reciente curso.

Termino este resumen con el último partido disputado por los malagueños hasta el momento, esta vez el pasado sábado 4 ante el equipo de La Bruixa d´Or en tierras catalanas. Después de un mes de diciembre de sinsabores, perdiendo ante rivales de menor categoría, el equipo malagueño pudo vencer en Manresa con bastante solvencia ante un equipo catalán que nunca pudo ni acercarse al marcador. El equipo malagueño mostró la calidad que se le espera como equipo y que en lo que llevamos de competición solo ha mostrado con cuentagotas.

A priori se presenta difícil el mes de competición para los malagueños, partidos ante el Real Madrid, F.C. Barcelona u Olympiacos, junto a partidos ante rivales de menor entidad como el C.B. Valladolid deberán hacer que el equipo escape de la irregularidad que le atenaza en los últimos encuentros si quiere llegar a lograr buenos resultados cuando lleguen los partidos importantes allá por el mes de mayo.

Anuncios

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s