Tercer mes del Río Natura Monbus: “Lo que no fue y pudo haber sido”


El 8 de diciembre el Obradoiro se jugaba confirmar su buen momento después de las 2 últimas victorias ante Barça y Gipuzkoa Basket. Se trataba de ver hasta que punto se podrían aprovechar los titubeos del Herbalife Gran Canaria que venía con lo contrario: 2 derrotas seguidas ante el Cajasol y el  todavía hoy invicto Real Madrid.

El partido fue muy equilibrado globalmente pero con alternancias entre cuartos. El 1º y el 3º para los canarios y el 2º y el 4º para los gallegos. Precisamente en este último fue donde estuvo la clave del partido ya que el equipo local no supo gestionar la delantera en el marcador en el último minuto y medio. Los errores propios más que los méritos de los canarios propiciaron la prórroga.

Obra diciembre 1

El partido resultó atrancado, de similares características al jugado en Donosti, pero era donde el equipo no favorito debía jugar sus bazas para llevarse la victoria. Lo cierto es que el Obradoiro perdió el partido en el último cuarto. La prórroga fue de los canarios, especialmente el buen hacer juntos en la cancha de Oliver en labores de escolta y de Bellas jugando de base, resultó un cortocircuito para los de Moncho que no supo resolver el excelente planteamiento de Pedro Martínez.

EL buen partido de Oriol, Pumprla y Corbacho no fue suficiente para compensar el trabajo más repartido de una plantilla más amplia y pensada para estar arriba en la clasificación. 77-83 final

Con los de Las Palmas fue el primer casi, “jugamos bien pero perdimos”, “una victoria que teníamos en la mano”.

El Obra se desplazaba a Madrid para enfrentarse al mismo equipo invicto del primer año en ACB (2009), derrotado en Sar en la prórroga a pesar de un increíble Bullock y también en la misma cancha donde el Real Madrid cayó derrotado la temporada pasada ante los de Santiago en otro partido histórico para el club. Todavía nos frotamos los ojos aquí en Santiago recordando los 61 puntos del Madrid en el Palacio de Deportes.

Pero el Real Madrid de este año demostró tener “otro aire”. Las crónicas dicen que el Obra aguantó 3 cuartos a remolque, pero cuando el juego habitual de los blancos vuelve en el último cuarto se acabó cualquier atisbo de esperanza. El 82-59 no refleja lo que pasó durante todo el enfrentamiento y deja clara la “injusticia” del mismo ante un equipo que, conviene recordarlo, supera en 10 veces el presupuesto de los gallegos.

Obra diciembre 2

Felipe Reyes y Sergio Llull destacaron sobradamente sobre todos los demás jugadores del partido y en la parte gallega Oriol otra vez y Muscala fueron los que quedaron en las retinas de los madridistas que acudieron al Palacio de Deportes.

El 21 de diciembre llegaba otro de los grandes: El Unicaja. Un partido donde todos los aficionados teníamos la esperanza de ganar y de que se cumpliera la máxima habitual con los equipos de Euroliga: El Unicaja venía de jugarse la clasificación en un partido apretado en Siena 48 horas antes.

Y la máxima se cumplió, habida cuenta de que es difícil rendir en tan solo 48 horas al mismo nivel ante un rival que tuvo toda la semana para preparar el partido.

El Obradoiro hizo un primer y tercer cuartos sublimes en defensa y muy acertados en ataque. Corbacho, Muscala, Delas y, una vez más, Oriol, fueron los destacados del equipo local. En los malacitanos solamente rindió el perímetro con Carlos Suárez y Toolson.

Con las ausencias de Dragic y de Caner-Medley que, sin duda, ayudaron a dar la campanada, el primer cuarto ya empezaba con buenas vibraciones: 8-0 y 13-4 invitaban al optimismo.

EL segundo cuarto fue el de Oriol Junyent que se convirtió en una pesadilla para los verdes en la pintura, haciendo frente a jugadores más físicos como Stimac o Hettsheimeir y con su habitual bis a bis con Delas que daba resultados excelentes en ataque.

En la segunda parte el partido se rompe definitivamente con la quinta triple de Corbacho (52-37) y 17 pts de diferencia al final del tercer cuarto.

Corbacho triple

EL último cuarto fue el de la tranquilidad de ver a la afición disfrutando ante un grande al que se le ganaba con una diferencia que puede considerarse escandalosa analizando ambas plantillas. El clímax se alcanzó con un soberbio tapón de Luz a Calloway cuando éste se iba solo hacia canasta.

La clave del partido, aunque suene a tópico, fue la intensidad con que se salió al parquet que a la postre resultó determinante. Una intensidad que se ausentó en los partidos donde quizá más se necesitaba.

Uno de estos partidos fue el del día 27 de diciembre en Valladolid ante un equipo hundido deportivamente y que tuvo que rehacerse durante las 10 primeras jornadas por imponderables de lesiones y bajo rendimiento. Lo cierto es que la cita de Pucela era de esas que se marcan en rojo en el calendario. El equipo no funcionó con la misma intensidad, fue a remolque en el marcador durante prácticamente la totalidad del partido y las actuaciones de Andjusic y Jason Rowe no hicieron más que aumentar aún más la desidia de los gallegos en defensa.

Obra diciembre 3

Solamente el tercer cuarto pudo salvarse de la sangría general del equipo en el que solo merecen un reconocimiento Muscala y Delas y el trabajo de Oriol que provocó hasta 5 faltas recibidas jugando en ataque.

Otro partido que pudo haber sido y no fue una victoria más que tranquilizadora para la marcha del equipo. Pero ganando a los grandes y haciendo de ONG con los clubes en apuros no resulta reconfortante para quién busca alojarse en la zona tranquila de la tabla.

El 29 de diciembre, jornada 13ª, tocaba un buen partido ante otro grande y por eso de las alternativas de que a un partido malo le sigue uno bueno, lo cierto es que se cumplió.

Pero fue otro de los partidos del casi, “jugamos como nunca y perdimos como siempre”. Era de las pocas veces donde se le hacía frente al rival jugando a 90 puntos y teniendo opciones hasta el último segundo con el lanzamiento de Pumprla. 

Obra diciembre 4

Fue un encuentro de los que hacen afición y donde pudimos disfrutar de un espectáculo de anotadores cañoneros como son Nocioni y Corbacho. El segundo con 31 puntos, máximo anotador del partido y 10 faltas recibidas y el primero aportando puntos, 11 faltas recibidas pero con más juego de pintura propio de un 3 de su calidad.

EL Baskonia llegaba con 3 derrotas consecutivas y con Scariolo, al igual que Ivanovic en su día que fue cesado en Sar, pendiendo del hilo de los resultados deportivos que no llegaban, con el peligro añadido de no llegar para la copa.

El partido fue igualado, de poder a poder, aunque el Baskonia lo iniciaba decidido con un 0-7 y triple de Causeur.

Las alternativas en defensa (zona, individual) eran constantes y dependían principalmente de si Nocioni o Corbacho estaban en la cancha o no.

Otro de los hándicaps del partido fue el criterio arbitral, extremadamente sensible con el nivel de faltas en un partido donde los ataques se impusieron en esta ocasión a las defensas. Especialmente en esta faceta es de destacar a Nocioni que sacó de la cancha a Delas y Minnerath con 5 faltas, ayudadas también por el “flopping” característico del argentino que los árbitros no quisieron o vieron de sancionar, sobre todo en la 5ª falta de de Delas.

Pero fue un partido espectacular que transcurrió con diferencias que no superaban los 7 puntos y un último cuarto de NBA con 33 pts para cada equipo, con un baloncesto de ensueño donde al final los pequeños detalles, las dos técnicas al banquillo local y la suerte se alió del bando vasco. Final 92-94

Bjelica, Hanga y Nocioni los más destacados por los vascos y por parte gallega Oriol, Minnerath y Corbacho fueron una alternativa insuficiente para lograr un triunfo más.

Y ya para finalizar esta crónica, nuevo enfrentamiento en Sar con otro equipo en apuros y solo 2 victorias: EL Estudiantes. El 4 de enero se trataba de saber si los jugadores habían aprendido la lección de Valladolid y que si se iba a repetir esa vocación de ONG ganada a pulso con los equipos de abajo de la tabla esta temporada.

Fue un enfrentamiento con unas sensaciones parecidas a las de Manresa en el que el equipo visitante salía enchufado, con intensidad en defensa y una mentalidad ganadora, nada que ver con su trayectoria hasta la fecha.

Se volvieron a ver los fantasmas del pasado con una baja intensidad defensiva local que propiciaba los buenos porcentajes del perímetro estudiantil (5/5 en triples de Kuric) y el excelente trabajo en la pintura de Ivanov y Marko Banic

Todos los cuartos por encima de los 20 pts ganados por el equipo colegial dicen de cómo fue transcurriendo un partido a remolque en el marcador. Impotencia, resignación y en algunos casos enfado entre la grada por la falta de una regularidad en el juego colectivo que es la que al final marca la trayectoria de toda una liga.

Obra diciembre 5

Pero este fin de semana fue un jugador de 38 años (Oriol) el máximo anotador del equipo local en Sar Excelente actuación de nuevo del capitán que va camino de mejorar su actuación de los 2 últimos años, muy poco apoyada por sus “jóvenes” compañeros.

Obra diciembre 6

Mes de contrastes, con regustos negativos, irregularidad en el juego y dos partidos perdidos “en la orilla” marcan un horizonte preocupante para el Obradoiro, no tanto por el lugar que ocupa en la clasificación (14º) que puede considerarse de normal si no por las sensaciones de haber podido solventar con éxito algún partido más que nos daría la tranquilidad necesaria para afrontar la segunda vuelta con confianza. #TodosXuntosObra

Obra diciembre 7

Escrito Juan Isorna (@rhynchonphorus)

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s