Río Natura Monbus: brotes verdes y 3 victorias en el segundo mes


El mes de noviembre no ha ido mal para los intereses del Río Natura Monbus Obradoiro. De la preocupación de octubre hemos pasado a la esperanza de noviembre y al optimismo antes ausente.

Y todo empezó el 3 de noviembre en el Fernando Martín ante el Fuenlabrada. Un equipo al que ya se le había derrotado en Rianxo durante la pretemporada y una cancha en la que el club de la capital de Galicia goza de ese “duende” de conocer la victoria haciendo un baloncesto sobresaliente.

Rio Natura Monbus

Preocupante fue el primer cuarto en el que los aficionados fuenlabreños disfrutaron a lo grande viendo como su equipo exhibía un acierto en el tiro exterior difícil de compensar cuando no se falla: 3 triples de Paunic y 1 de Panko sin errores evidenciaban que por este camino el Obra iba a conseguir que el equipo contrario creara al MVP de la jornada sin mucho esfuerzo. A pesar del acierto, el primer cuarto acababa solo con 5 puntos de desventaja pues el trabajo y esfuerzo en los rebotes y en la pintura de los de Santiago conseguían parar la sangría.

Sin embargo y cuando menos lo esperaban los numerosos aficionados de Santiago que asistieron al partido llegó el apagón del equipo local que no conseguía ver la pintura con sus pívots y como lo que todo entraba dejó de hacerlo en el segundo y tercer cuarto. Dueño y señor el Obra con buena actuación de Muscala, Delas y Dewar, las diferencias se fueron a los 15 puntos para jugar ya el último cuarto con mucha mayor tranquilidad de lo habitual.

BYLEiMAIMAAOhQ1

Y la tranquilidad no llegó porque nuevamente el perímetro fuenlabreño empezó a funcionar de la muñeca de Feldeine. Tuvo que ser un triple talismán de Corbacho con la mano de Mejeris en su cara y la buena actuación de Dewar la que dejara asegurada una victoria que tanto había costado forjar. Esa foto de los jugadores obradoiristas estrechando las manos de los miembros de las peñas fue quizás la de la jornada en cuanto a comunión inalienable entre plantilla y afición. 73-78 fue el resultado final que no mostró el mérito que tiene dejar a un equipo ACB con solo 12 puntos anotados en dos cuartos.

La segunda salida del mes fue la primera con una carga extra de optimismo, de ver la competición de otra manera y de tener ganas de crear una nueva efeméride en el Palau Olímpic donde nunca se ganó: La Penya, ese equipo de espíritu anárquico, imprevisible, con juego racheado que siempre se le ha atragantado como local al Obradoiro.

A un primer cuarto equilibrado con juego errático por ambos bandos le siguió un segundo donde el Obra llegó a coger la directa para irse de 6 puntos arriba al descanso y con las sensación de que al equipo contrario empezaban a faltarle recursos para contrarrestar a los pívots gallegos. 

Nada más lejos de la realidad pues el perímetro del Joventut empezó a funcionar y el tercer cuarto fue un agujero negro para los gallegos, donde los catalanes doblaron en el tanteador parcial, con especial mención para Devoe Joseph muy acompañado además por la suerte en los momentos clave del partido del último cuarto, donde nuevamente los gallegos tuvieron la posibilidad, dentro del mal juego general exhibido por ambos conjuntos, de alcanzar a los verdinegros en el tanteador. Al final, sin que suene a excusa para el perdedor, los rebotes ofensivos y la suerte puntual de la Penya desde el perímetro sumó una nueva derrota al casillero de los gallegos. 70-63. 

Llegaban dos partidos consecutivos en el Multiusos de Sar ante dos grandes de la liga como son el Valencia Basket y el FC Barcelona. Se trataba de dar una imagen distinta a la de Badalona donde los errores en defensa y la pérdida de balones se sucedían una y otra vez. 

El 16 de noviembre fue uno de los días más nefastos de la historia del Obradoiro, no tanto en cuanto a la derrota que puede sonar a normal ante un equipo que triplica el presupuesto del Obra, sino a la actitud de los jugadores ante un rival superior. Las pérdidas de balón además de reiteradas eran narradas por anticipado por la afición al resultar el juego en ataque de los locales excesivamente previsible e ingenuo en defensa. 

imagesClaro está, cuando suceden estas cosas ante el equipo más en forma de la liga, junto al Real Madrid, ocurre que la derrota no solo es segura sino que además el sentimiento de vergüenza de los jugadores y cuerpo técnico aflora por doquier. 32 puntos de diferencia pero ante un rival inconmensurable que es capaz en ataque de meter 35 puntos en un solo cuarto y de apretar en defensa como si jugasen la Final Four. 

Doellman, Sato, Van Rossom y Lafayette fueron los destacados por los taronjas mientras que en el equipo gallego a Delas, Pumprla y, sobre todo, a Muscala, el más regular en lo que va de liga, no se les puede reprochar nada en cuanto a entrega y juego. El desacierto de los dos bases de la rotación justificaba más minutos para Iñaki Sanz de los 10 que dispuso pues al menos no cometía errores y la ausencia de tiro exterior se personificaba en Corbacho con apenas opciones de tiro (solo 8 lanzamientos totales y 7 puntos). 

El Obra es una SAD pequeña en estructura y presupuesto pero grande en cuanto a su afición. En crónica alguna apenas se reflejó la actitud de la afición en el último cuarto, cuando el tanteador ya rondaba los 30 puntos en contra. La semana posterior a la derrota transcurrió con continuos mensajes de ánimo hacia la plantilla a través de los foros de prensa y redes sociales. 

IMG 3749

De hecho, la peña Zona Norte puso su granito de arena especial con pancartas en la cancha y eslogans como “keep fighting” o “You`ll never walk alone” para despertar el orgullo seriamente dañado después de una derrota que, en la historia moderna del club en ACB desde el 2009 nunca se había dado con tanta contundencia en Santiago. El “cañadoiro” de la Peña Obraiados ayudaba a lograr esa comunión entre jugadores de la primera plantilla, afición y periodistas de cara a lo que se avecinaba el sábado contra el Barça……..y vaya si lo consiguieron…. Para que un señor serio desde que ha llegado a España como Nick Minnerath pueda decir algo así como “Our fans are unbelievable” (Nuestra afición es increíble) es que había sucedido algo grande. 

Y lo inesperado ocurrió el día 23 de noviembre, otra fecha para los anales de la historia del Obradoiro: En la “Obrapedia” de la red social twitter, una vez terminado el partido se leía: “Obradoiro: alegrando a los niños desde 1970” y, efectivamente, es difícil saber cuantos menores de edad había en Sar esa noche y cuántos lo disfrutaron por la televisión. Ese día obtenían la respuesta de sus padres a la pregunta: “Papá/Mamá: ¿Porqué somos del Obra?” 

El Barça venía directamente a Santiago desde Belgrado de darle un repaso al Estrella Roja, con el ambiente caldeado por las palabras de Pascual sobre “cosas raras que pasan en la competición” y con el rumor de que Lorbek ya estaba listo para jugar su primer partido. Por lo tanto el objetivo era no repetir lo de hace una semana y echar el resto hasta el final ante un equipo que en Santiago nunca había sido derrotado. 

En el primer cuarto la gente que estaba en el partido o lo veía por televisión se daba por contenta al ver que en la cancha había alternativa. Un buen inicio con solo 3 arriba para los de Pascual. Muscala y Dewar por los gallegos y Marcelinho y Abrines por los blaugranas fueron los destacados. 

images 1En el segundo cuarto la buena noticia era que el Obra no solo era la alternativa sino que estratégicamente le ganaba la partida en ataque a jugadores con más talento y en defensa se apretaba como nunca recordando al equipazo taronja de hace una semana. Oriol Junyent empezaba a tomar el mando (y lo hizo) por las tempranas faltas de Muscala, los dos bases haciendo penitencia con actuaciones cargadas por momentos de espectacularidad con asistencias y puntos, especialmente Rafa Luz (-2 de valoración una semana antes) y el perímetro funcionaba ayudado por los 2 cuatros Delas y Minnerath. Igualdad absoluta en el marcador al descanso.

La segunda parte fue un sueño, sí, seguro que Durand Scott pensó para sus adentros la célebre cita de Luther King, buena actuación en defensa del jamaicano, sobre todo en las ayudas a Navarro y Papanikolaou junto a Pumprla. Minnerath fajándose con Nachbar, el papel de capitán de Oriol Junyent repartiendo balones al perímetro y a Delas, anotando y frenando a jugadores superiores físicamente como Lampe, contribuyeron a que las diferencias en el marcador fueran eso, un sueño. 

Alberto Corbacho puso el broche en el último cuarto con tiros estratosféricos y propiciando asistencias hacia la pintura cuando recibía ayudas en defensa de 2 y hasta 3 jugadores. No fue necesario el concurso de Muscala como en otras ocasiones con solo 14 minutos en cancha que le vienen muy bien después de las minutadas de pasados partidos. 

El 77-60 final muestra -como cambia el cuento- la sensación de vergüenza de los catalanes reflejada en las declaraciones de Navarro y el preparador Xabi Pascual. BA-LON-CES-TO o como un deporte puede cambiarle la vida a un habitante de Santiago en tan solo una semana. 

Con esta confianza se desplazaba el Obra a Donosti con la baja de Scott por una gastroenteritis y con Dewar mermado para enfrentarse al Gipuzkoa Basket en la 8ª jornada. Un primer cuarto equilibrado ante un equipo que puede considerarse la revelación de esta liga, descendido deportivamente la pasada temporada. Las victorias ante equipos como UCAM Murcia, Cajasol y Bilbao Basket le avalaban. Las estadísticas son la otra cara: Illumbe es una cancha talismán para el Obradoiro, 3 de 3 en las últimas temporadas.

scale

Un partido de igualdad absoluta hasta prácticamente el final del mismo y donde la clave quizás estuvo en anular al jugador más desequilibrante: Jason Robinson. Su cruz fue un señor llamado Pavel Pumprla que además contribuyó con 11 puntos (5/6 en tiros de 2) a la victoria de los suyos. 

En el tercer cuarto los gallegos llevaron la iniciativa en el marcador de hasta 9 puntos aunque en los 5 últimos el mejor juego del perímetro vasco unido a las pérdidas de balón igualó de nuevo la contienda. 

El último cuarto se jugaba con todo el pescado vendido, no había nada que esconder porque la igualdad era absoluta y solo la intensidad defensiva iba a decidir el partido, como así fue. 

Los pequeños detalles hacen que se gane o se pierda un partido y en Illumbe no fue distinto. En los 4 último minutos los momentos clave deciden: una triple de Corbacho que se tiró 9 mandarinas (18% en tiros de 3) compensadas con 8 rebotes contribuyó a inclinar la balanza junto a la buena labor de Mario Delas (16 pts y 9 rebotes), que jornada tras jornada va camino de ser la referencia ofensiva en la pintura junto a Muscala. 

Esto es deporte, en tan solo un mes se pasa de la congoja a la ilusión, a la esperanza, sí, brotes verdes se vislumbran, pero ahora tocan rivales como Herbalife Gran Canaria, Real Madrid y Unicaja que pueden devolvernos a la realidad de la zona peligrosa de la tabla. Vilis Xanthopoulos con un posible esguince pero… seguimos en ACB, disfrutemos del baloncesto.

Escrito por Juan Isorna (@rhynchonphorus)

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s