Real Madrid vs Maccabi; historia viva del basket europeo


Real Madrid vs Maccabi; historia viva del basket europeo

El que el Real Madrid y Maccabi de Tel-Aviv terminasen segundo y tercero en sus respectivos grupos nos ha regalado a los espectadores un enfrentamiento que es todo un clásico de la Copa de Europa de baloncesto. Durante muchos años, los enfrentamientos entre estos dos equipos se convirtieron en unos de los duelos más esperados por los aficionados al baloncesto en Europa.

Si el Real Madrid fue el gran dominador de la competición en los años 60 y compartió el dominio con el Ignis Varese en los 70, el Maccabi de Tel-Aviv se convertiría a partir de los últimos años 70 en uno de los equipos más potentes de Europa. En estas circunstancias, el choque de trenes era inevitable. Y este choque llegó a finales de los 70 y durante los 80 se convertiría en un gran clásico.

Pese a que ambos equipos se han enfrentado ya casi medio centenar de veces, sólo en una ocasión han coincidido en la gran final de la Copa de Europa. Esto ocurrió en 1980, cuando Real Madrid y Maccabi se plantaron en la final de Berlín Occidental. Los blancos, dirigidos por Lolo Sainz, se impusieron al equipo israelí de Ralf Klein por 89-85 en un partido que tuvieron controlado hasta que Corbalán cometió su quinta falta personal a mitad de la segunda parte. A partir de ahí, el choque siguió el patrón habitual de los enfrentamientos entre estos equipos: igualdad en la pista, tensión y máxima rivalidad.

La plantilla de aquel Real Madrid es historia del baloncesto europeo: Corbalán, Brabender, Szczerbiak, Rullán, Meister, Querejeta (Josean, el actual mandamás del Baskonia), Iturriaga, Romay, Llorente y Prada. Por el lado contrario, la plantilla del Maccabi es no menos mítica: Aroesti, Berkowitz, Silver, Perry, Williams, Boatwright, Schwarz, Keren y Zisman. Los cinco primeros fueron titulares en este equipo durante varios años consecutivos y conformaron uno de los quintetos más recordados del baloncesto europeo.

Hasta 1995, el Real Madrid no volvería a conquistar el título y cada vez sería más difícil verle en las finales. Sin embargo, el Maccabi de Tel-Aviv, que ya había sido campeón de Europa en el 77, iniciaba su primera década dorada, ganando el título al año siguiente y siendo finalista otras cuatro veces más.

Entre la segunda mitad de la década de los 70 y los últimos años de la década siguiente, los enfrentamientos entre Real Madrid y Maccabi de Tel-Aviv regalaron a los espectadores páginas irrepetibles y memorables de baloncesto. Eran partidos en los que la igualdad era máxima y en los que nadie regalaba nada. Los enfrentamientos entre Aroesti y Corbalán o entre Berkowitz y Rullán, por ejemplo, o los de Fernando Martín y Kevin Magee son recordados por todos los que tuvimos la suerte de verlos frente a un televisor, narrados con el estilo inconfundible de Héctor Quiroga. Baloncesto con sabor a años ochenta. Historia de este deporte.

A veces la tensión en la pista se desbordada hasta tal extremo que en 1983, con los dos equipos jugándose el pase a la ronda final en el viejo Pabellón de la Ciudad Deportiva, Earl Williams llegó a saltar a la grada para intentar agredir a un espectador que previamente le había lanzado una moneda a la cara. Si bien es un suceso lamentable, ilustra perfectamente lo que eran estos duelos.

Cuando acabó la década de los 90, el Real Madrid inició una cuesta debajo de la que sólo se repuso durante el breve período de Obradovic en el equipo. Campeón en el 95 y presente en la Final Four del 96, empezó a encadenar fracasos y sólo en 2011 volvió a la Final Four.

El Maccabi de Tel-Aviv corrió la misma suerte que el Real Madrid en los 90, barrido también ante el empuje del nuevo baloncesto que venía de los Balcanes y ante la irrupción de dos técnicos que cambiarían la cara al baloncesto europeo: Bozidar Maljkovic y Zeljko Obradovic. Tras llegar a la Final Four en el 91, desaparecería de las rondas finales durante casi una década, pero en los 2000, a diferencia del Real Madrid, renacería y se convertiría en uno de los equipos dominantes de la competición, ganando el título en el 2001, 2004 y 2005 y presentándose en la Final Four todos los años desde el 2000 hasta el 2011 salvo en 2003, 2007, 2009 y 2010. La temporada pasada, de la mano de David Blatt y pese a quedarse en cuartos de final, el Maccabi de Tel-Aviv protagonizó junto al Panathinaikos de Zeljko Obradovic una de las eliminatorias más memorables de la historia del baloncesto europeo, resuelta en el último segundo del último partido a favor del equipo de Obradovic. Con dos entrenadores que son auténticos estrategas y que no dejan ningún cabo suelto, durante cinco partidos se vivieron momentos irrepetibles de baloncesto.

Si bien el Real Madrid lleva muchos años luchando por volver a lo más alto, uno de los culpables de que no lo haya conseguido en los últimos tiempos es el Maccabi de Tela-Aviv. Así, durante la segunda temporada de plaza en el equipo, el Real Madrid se quedaría apeado de la lucha por el título tras una controvertida decisión de Plaza, que ordenó defender a su equipo con 3 arriba, teniendo el Maccabi la última posesión. La jugada acabó en un triple de Halperin sobre la bocina que llevó el partido a la prórroga donde los israelíes se acabaron imponiendo.

Dos años después, con Messina en el banquillo, de nuevo el Maccabi se cruzó en el camino del Real Madrid, que, tras ganar por 16 puntos en la primera parte en Tel-Aviv, vio como se le escapaba su partido del Top 16 en una segunda parte lamentable, con lo que perdía el primer puesto del grupo y quedaba a bocado a un cruce imposible con el Barcelona, posterior campeón de la competición.

Ahora se ven de nuevo las caras los dos equipos, una ronda más allá que las dos últimas veces. Se enfrentan dos estilos de baloncesto, el de Laso, que prima el ataque sobre la defensa y el juego exterior sobre el interior y el mucho más táctico de David Blatt, que estudia el rival hasta la extenuación, que impone una defensa de acero, pero que gusta también de jugar rápido y meter muchos puntos

 A priori, una gran eliminatoria con sabor a los años ochenta.

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s