Run & Gun. El Madrid busca asentarlo en la élite


Run & Gun. El Madrid busca asentarlo en la élite

Hola amigos, hoy os quiero hablar de un estilo bastante conocido, muy divertido pero que sin embargo nunca ha tenido mucho arraigo entre los entrenadores; efectivamente, os estoy hablando del famoso “Run & Gun”.

Este estilo de juego podríamos decir que es la némesis del hastiado por muchos aficionados, básquet control, que se basa en defender, defender y defender para intentar que el rival anote menos que tú, no importa si tú anotas 60 puntos mientras consigas dejar al equipo contrario en 52 puntos. Esos partidos,  para la mayoría de aficionados, suelen ser un aburrimiento total porque el ritmo del partido es lento e interrumpido con muchas faltas, lo que hace que la gente no se interese por verlo. Pero todo eso a los  entrenadores les da igual porque a ellos, ¿qué les va a importar que unas cuantas personas por televisión se aburran mientras su equipo gane? Nada, a fin de cuentas de lo que se vive en Europa es de los resultados y para tus jefes lo importante es el resultado y ganar títulos, o conseguir la permanencia según sea el caso, por eso jugar a 60 puntos es tan lícito como jugar a 90 puntos; otra cosa es cuál de los dos es más divertido de ver, y sino que le pregunten a los aficionados del Barça que van al Palau a ver qué estilo de juego prefieren.

Como decía antes, para los entrenadores lo que importa es ganar títulos, y por eso prefieren encajar menos puntos que el rival que intentar anotar un punto más que el contrario. Sin ir más lejos, el último campeón de la Euroliga, el Olympiacos, fue en la Final Four pasada uno de los exponentes máximos de este estilo de juego y consiguieron llevarse el gato al agua. Pero que nos ciegue la gloria, este equipo de 10 finales contra el CSKA ganaría solo una, como así sucedió; supieron esconder sus defectos y jugar a su juego aprovechando la relajación del equipo ruso hasta llegar a un final abierto que, con una pizca de suerte, consiguieron llevarse finalmente, provocando el delirio entre sus aficionados allí presentes.olympiacos vs cska moscu

Otro ejemplo de básquet control fue el Limoges de principios de los 90 entrenado por Maljkovic. Ganaron la Euroliga derrotando a la Benetton de Treviso por 59-55… También hay que decir que el equipo del que disponía el ex-entrenador de la Jugoplastika no era el idóneo para desplegar el juego de los yugoslavos, pero aún así eso hizo mucho daño al baloncesto porque creó un precedente y ese estilo de juego se empezó a imponer.

Sin embargo, desde hace año y medio, una luz resurge en la ACB: el Real Madrid. Con la llegada de Laso se ha ido imponiendo un estilo de juego basado en la alta anotación y los contraataques continuos, y se  está intentando demostrar que con ese estilo se pueden ganar títulos. El año pasado se ganó la Copa dando un soberano baño al Barça en esa final, que no supo por dónde venían los tiros, pero se perdió la ACB contra el mismo rival en un 5º partido apasionante para los aficionados a este deporte. Creo que esa ACB se tenía que haber ganado, pero el baño táctico de Pascual a Laso en el 4º partido con una simple zonita fue suficiente para forzar el 5º y ganar la liga.

Sin embargo la participación en Euroliga no fue tan buena y ahí se vio que Laso era un debutante en la competición, ya que los partidos contra el Siena (bochornosa la derrota por 20 puntos en su propia casa) y el Bilbao nos condenaron a no pasar del Top 16. Por tanto la actuación en Euroliga y la final perdida de la ACB emborronaron una temporada que podía haber sido muy muy buena. A los aficionados nos quedó una sensación un tanto agridulce.

En este segundo año Laso se ha mantenido fiel a su filosofía a pesar del varapalo del año pasado, lo cual es muy loable, se han fichado jugadores que en teoría casan bastante con su estilo y se han ido otros que no terminaban de encajar. También se ha fichado un tercer base para cuando al Chacho o a Llull (este año más al primero que al segundo) se les vaya la olla o para cuando se tenga que jugar en estático. Los resultados que estamos viendo de momento son excelentes, en liga ACB están invictos con un 14-0 y en Euroliga pasaron como primeros en el grupo de la muerte, así que hasta el momento la marcha del equipo es idónea.

 

 

Sin embargo no todo es de color de rosa, ha habido algunos partidos que han sido malos de solemnidad y que se han perdido, y otros en los que al final se ha ganado pero que pudieron darles  un buen susto. Os estoy hablando del partido contra el Panathinaikos, contra el Cantú, contra el CB Canarias, contra el Caja Laboral, o el más reciente, contra el Valencia.

El peor de todos para mí fue el partido contra el Cantú, yo ese día no reconocí al Madrid que estoy acostumbrado a ver, y no me vale que Rudy estuviera de baja porque en este equipo hay calidad y perímetro de sobra para suplir la baja de la estrella. Contra el Panathinaikos fue otro despropósito y como se jugó en el OAKA el miedo escénico les pudo. Contra el Caja Laboral ganaron porque San Eme falló un triple solo y Bjelica falló, también solo, 2 palmeos bajo el aro. Contra el Canarias ganaron porque apareció Carroll vestido de Dios y remontaron 12 puntos en 2 minutos, aunque hay que decir que tuvieron un largo viaje en avión desde Rusia donde jugaron el viernes por la tarde/noche, y contra el Valencia ganaron a pesar de un 3er cuarto más que pésimo.

Estas victorias en ACB también tienen un lado positivo, y es que ganan por inercia, lo que pasa que tanto va el cántaro a la fuente que al final se acaba rompiendo. Está claro que la primera derrota llegará, quizás el próximo fin de semana contra el Barça,  pero al lo menos tienen que intentar solucionar esas desconexiones temporales que tienen y que tantos disgustos cuestan a veces, y estoy seguro que a lo largo de la temporada irán viendo como mejoran esas cosas.

Una buena piedra de toque va a ser el TOP16 en el que tendrán que ganar todos los partidos de casa y conseguir un par o 3 de victorias fuera para pasar a cuartos y tener buenos cruces para una posible Final Four.

Veo a este Madrid más maduro que el año pasado, y aunque sigue arrastrando algunos malos vicios, otros también los ha mejorado, por lo que espero que este estilo, el “Run & Gun”, triunfe y consiga asentarse en la élite para hacer ver a los entrenadores que también se pueden ganar títulos jugando a 90 puntos (ojo, sin olvidarse de defender, no mezclemos las churras con las merinas) y haciendo que la gente que vea los partidos se divierta y disfrute con un baloncesto atractivo.

Sin más dilación me despido de vosotros hasta dentro de 2 martes, Felices Fiestas y ¡un abrazo!

 

Escrito por Gabriel Maestro  (@GabriZurdo)

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s