SA Spurs 122 – OKC Thunder 105. Cuestión de aritmética


Los Angeles Clippers v San Antonio Spurs - Game One

 

Aritmética señores. Por pura aritmética se resolvió el primer partido de las finales de conferencia en el oeste. Los Spurs utilizaron más y mejores recursos que los Thunder, de manera más equilibrada y con los objetivos más claros. De nuevo el coliseo de San Antonio se convirtió en una especie de foro en el que el senador Popovich dictó su ley enseñando a todo el mundo que es posible ganar gestionando los minutos de las estrellas sin que su ausencia se notase en el parqué.

El partido empezó con Duncan aprovechando la ausencia por lesión de Ibaka y reivindicando sus ojeras y arrugas, señales inequívocas del paso del tiempo, como marcas de aprendizaje y veteranía. “Mira”, parecía decirle a Collison o a Adams, “esta cicatriz es del quinto partido de mi tercer anillo en mi octava temporada en la liga. Ya han pasado nueve años”. Y mientras, anotaba de múltiples maneras, a cada cual menos ortodoxa pero siempre con ese toque de dedos que impide que los balones decidan tomar rutas diferentes a la del aro. 27 puntos anotaría finalmente el de Islas Vírgenes, ese hombre enfrascado en la misión de vengar la dolorosa derrota de hace un año.

Y si al principio fue Duncan, después vinieron todos los demás. Australianos, argentinos italianos, franceses, canadienses,… Todos encuentran acomodo en los sistemas universales por conceptos de los Spurs, todos se sienten útiles y conminados a defender una causa que no les es ajena. No necesitaron ni siquiera una actuación estelar de Parker, recién recuperado de una lesión muscular. Les bastó con aplastar la indolencia de los Thunder para defender su pintura y proteger el aro. Y es que los de Oklahoma han llegado demasiado lejos para lo pobre de su fórmula. A veces a uno le da por preguntarse si la planificación de los partidos de Scott Brooks pasa por poner un par de velas a los santos Durant y Westbrook, esas dos estrellas de la liga que siguen sin comprender, tal vez porque nunca se las haya enseñado su pusilánime entrenador, las claves del trabajo en equipo.

Parece difícil, por lo visto, pronosticar que la eliminatoria pueda alargarse demasiado. Es cierto que cada partido tiene su propia historia y que el deporte no deja de sorprendernos, pero en esta ocasión, dada la fiabilidad de los Spurs y la improvisación constante en la que viven instalados los de Oklahoma, creo que la cuestión se aleja del elemento azaroso del juego y se aproxima a la verdad indiscutible de las matemáticas. Es cuestión de aritmética.

 

Anuncios

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s