El Maccabi, nuevo campeón de Europa. La novena del Madrid sigue sin llegar.


000_Par7861940-e1398303481127

 

El Maccabi de Tel Aviv se proclamó merecido campeón de la Euroliga por 86-98 en un duelo decidido en la prórroga pero que bien pudo acabar mucho antes. Se esfuma nuevamente el sueño del Real Madrid de volver a reinar en Europa y ya han pasado 19 años desde que el equipo de Obradovic, Sabonis y Arlauckas se coronara campeón por última vez.

Empezó el partido al ritmo que quería el Maccabi, con el Madrid enredándose en la defensa planteada por David Blatt y abusando constantemente del triple. Hasta el minuto ocho no llegaría la primera canasta de dos puntos del Madrid, que por entonces transitaba por detrás en el marcador y se sostenía por las aportaciones de Rudy Fernández. Dos buenos últimos minutos del equipo le permitirían pasar del 12-15 al 16-15 al final del cuarto.

La entrada de Reyes y el trabajo de Rudy prolongarían el buen momento del Madrid que estiraría el marcador hasta la frontera de los diez puntos, amenazando con romper el partido. Sin embargo, el Maccabi no bajaría los brazos y tras recomponer su defensa iría reduciendo las diferencias hasta que un pésimo último minuto blanco condujera al 35-33 con el que acababa la primera parte.

La segunda parte fue una continua agonía para el Madrid. Metido el partido en un carrusel de punto arriba punto abajo para cada equipo, Rudy Fernández se fue apagando con el transcurso de los minutos y fue Sergio Rodríguez quien tomó el relevo. Los puntos del Chacho mantenían vivo a un equipo que perdió a mediados del segundo cuarto completamente la batalla del rebote y que en ataque tenía muchos problemas para leer la defensa macabea. Al final, parcial de 20-20 y 55-53 que dejaba todo abierto.

El último cuarto se movería en los mismos parámetros de igualdad en el marcador hasta que dentro del último minuto y medio el Maccabi logró coger cuatro puntos de renta que el Madrid enjugaría para empatar a 73 con once segundos por jugarse. El Maccabi tuvo la victoria en las manos de Ryce pero su tiro no entró y el partido fue a la prórroga, la primera en la historia de las Final Four.

En la prórroga solo hubo un color, el azul en esta ocasión de un Maccabi que endosó 25 puntos en esos cinco minutos finales a un Madrid desquiciado que veía cómo se les iba de las manos otra final en la que eran favoritos, máxime tras la exhibición del viernes en semifinales. Solo Rudy y Felipe en la primera parte y Sergio Rodriguez se salvaron de entre las estrellas blancas. Llull y Mirotic naufragaron estrepitosamente y el trabajo de los secundarios no fue suficiente. Pablo Laso fue ampliamente superado por David Blatt y no encontró la manera de que sus jugadores supieran vencer su miedo a perder ni la llave para abrir la defensa rival.

86-98 al final del partido y merecido campeón el equipo israelí. Con un bloque sin estrellas, pero un gran entrenador, tal vez ahora mismo el que mejor plantea los partidos en Europa, el Maccabi de Tel Aviv ganaba por sexta vez la Copa de Europa. El Real Madrid nuevamente moría en la orilla y deberá esperar al menos un año más para tratar de ganar el título. El año que viene, con la final en Madrid, tendrá tal vez una nueva oportunidad.

(Foto: timesofisrael.com)

Anuncios

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s