Historia sobrecogedora. Jugadora keniata muere en una masacre


ESCRITO POR COBI SOBRINO

 

Historia sobrecogedora. Jugadora keniata muere en una masacre

Horas antes de ser asesinada por terroristas en el ataque a un centro comercial en Nairobi, Nuriana Merali (jugadora número 12) había estado haciendo una serie de sprints para acabar el entrenamiento con su equipo de baloncesto (junior varsity). 

“No nos has hecho correr demasiado” le decía la quinceañera al entrenador John Coffino. 

Bajo el sol keniata, Nuriana se reía sin parar y seguía corriendo cada vez más deprisa. “Siempre la recordare por aquel preciso momento” decía Coffino. 

Coffino había sido asistente de varios colleges (St. Peter’s, Niagara ,Iona) y de unos cuantos equipos de ligas menores como los Albuquerque Thunderbirds de la NBDL que eran entrenados por Jeff Ruland. Cuando Ruland se unió al staff de los Sixers, Coffino seria ascendido al puesto de entrenador jefe. Estuvo allí dos temporadas. Luego ganaría un título de la IBA con los Albany Legends y también seria entrenador/general manager de un equipo de liga menor de Texas. En 2012 se trasladaría a Qatar antes de llegar a Kenia donde había llegado a principios de este año 2013 para entrenar en una academia de baloncesto. 

Después de eso, a Coffino le fue ofrecida la oportunidad de ganar un dinero extra entrenando a las chicas de un instituto internacional de Nairobi. Antes de estas chicas, la pequeña base llamada Nuriana finalmente les lidero a una victoria, nunca antes el entrenador había llorado viendo a sus jugadores celebrar una victoria. Algo cambio dentro de él, lo mismo que esta aventura en África le ha cambiado para siempre. 

Cuando la escuela internacional le ofreció más de 1600 dólares para entrenar al equipo junior varsity femenino de baloncesto enseguida acepto el reto. Coffino nunca había entrenado a chicas pero le dejo fascinado desde un principio: Escuchaban a todo lo que él decía con atención. Querían aprender y convertirse en buenas jugadoras, en un equipo.  

Las chicas acabaron la temporada anterior sin ganar ni un solo partido, nunca antes les habían ensenado una jugada de ataque y perdieron 45-5 el primer partido con Coffino al mando. Solamente, su base freshman continuo liderando a las demás chicas, empujándolas al límite y finalmente lograron la victoria en una prorroga celebrándola como si hubiese sido un Game 7 de las finales NBA. 

A veces, Coffino se pregunta el porqué de su llegada al Este de África. No venía a entrenar un equipo femenino de junior varsity pero al final esta va a ser la razón de que se quede toda la temporada. Un viejo amigo en los EEUU, Jim Clibanoff, le ofreció el puesto de entrenador en la Dankind Academy en la que una docena de jóvenes jugadores africanos se encontraban sin entrenador. El trabajo le reportaría unos 70 dólares a la semana. 

“Como podía decir que no?” decía Coffino riéndose. “Está claro que me gasto bastante más aquí de lo que gano”

Le dieron un billete de avión, una casa en la que vivir junto con sus 13 jugadores y un cocinero particular seis días a la semana. Entrenaban y jugaban en cualquier cancha de baloncesto disponible (siempre al aire libre) con balones ya desgastados y zapatillas ya rotas. A veces no podían jugar porque las cabras se encontraban en mitad de la pista. 

La mayoría de sus jugadores habían escapado de la guerra civil del sur de Sudan, deambulando por los campos de refugiados y Vivian para contar los horrores que habían sufrido como ver a sus propios amigos devorados por leones. 

Desde el ataque terrorista hacia no-musulmanes, Coffino no sale de la casa, donde vive con sus jugadores, sin protección.“No me dejan salir a ningún lado, ni siquiera al supermercado sin una escolta de tres o cuatro personas”. 

Dankind está 19-3 en la segunda división de la liga de baloncesto de Nairobi y Coffino está hablando con sus contactos en los EEUU para buscar prep schools y colleges para sus jugadores. “Estos chicos tienen mucho potencial”. 

Desde la masacre del centro comercial no ha habido más entrenamientos, no se han jugado más partidos. El pasado miércoles tenía lugar el funeral por Nuriana y Coffino sabe que para siempre será la experiencia más tumultuosa de su vida como entrenador. 

Desde NY su familia y amigos le dicen a Coffino que regrese a casa. Todavía se respira el miedo por las calles de Nairobi. En el Westgate Mall, había un lugar donde servían pasta que le encantaba a Coffino. Tenía planeado pasar la mañana del domingo allí antes de que los terroristas hicieran que todo cambiase. 

“Por supuesto que he pensado en marcharme de vuelta a los EEUU pero no puedo hacer eso” dice Coffino. “Mi equipo me necesita y yo les necesito a ellos”

Fuente ‘Yahoo Sports’

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s