Houston Rockets: Factoría de gigantes


Houston Rockets: Factoría de gigantes

El equipo de los Rockets de Houston es uno de los más particulares y emblemáticos de la NBA por los grandes jugadores que han pasado por allí. Leyendas como Steve Francis, Tracy McGrady, Clyde Drexler, Cuttino Mobley o Scottie Pippen maravillaron a la ciudad de Houston con su talento. El fichaje de Dwight Howard por Houston nos sirve para hablar de auténticas leyendas de altura. Jugadores de la talla de Hakeem Olajuwon, Yao Ming, Moses Malone, Dikembe Mutombo, Elvin Hayes, Otis Thorpe o Ralph Sampson precedieron a Howard en el puesto de pívot dominante bajo los tableros de Houston.

Analizamos, así pues, el paso y la carrera de estos monstruos del baloncesto por la franquicia tejana, que hicieron historia por su demoledor juego, dominio y contundencia en la mejor liga de baloncesto del mundo. Jugadores que marcaron diferentes épocas y que han llegado a ser verdaderos mitos. Podemos decir perfectamente que los Houston Rockets, como equipo, tienen el mejor historial de pívots y hombres altos de toda la NBA. Son una auténtica factoría de gigantes.  Vamos con ellos por orden cronológico en base a su paso por la franquicia:

–        roc1Elvin Hayes: se podría considerar a este jugador como la primera estrella en la historia de los Houston Rockets. Comenzó su carrera profesional en los San Diego Rockets, equipo que posteriormente se trasladaría a Houston para establecerse hasta hoy. Protagonizó un famoso duelo contra Kareem Abdul-Jabbar (por aquel entonces Lew Alcindor, anterior a su conversión al islamismo) durante su etapa en la universidad de Houston. Hayes firmó 39 puntos y 15 rebotes, y secó a Alcindor, que se quedó en 15 puntos. El vencedor fue Hayes y su equipo, que cortó la racha de la universidad de UCLA de 47 victorias consecutivas.

Después de su etapa en los Rockets fue traspasado a los Baltimore Bullets, a los que llevó en tres ocasiones a la final de la NBA, consiguiendo ganar un título para su equipo. Al final de su carrera regresó a los nuevos Houston Rockets, para terminar donde comenzó su leyenda. Durante su periplo de 7 años con los Houston Rockets promedió 21 puntos, 12 rebotes, 2 asistencias, y 1 tapón con un 45% en tiros de campo.

Cabe mencionar que Elvin Hayes jugó mayormente como ala-pívot, y su altura era corta para jugar como interior (2,06 m), un hecho que aumenta, si es posible, su leyenda y engrandece su historia.

  roc2Moses Malone: reconocido como uno de los mejores jugadores interiores de la historia, este coloso abonado al doble-doble marcó una época en Houston y en el baloncesto en general, más concretamente entre los jugadores grandes. Malone era un tanque de 2,08 metros de altura y 120 kilos de peso que fraguó su leyenda gracias a su capacidad reboteadora y su efectividad a la hora de anotar bajo canasta y destrozar el aro. Malone se desplazó desde los Buffalo Braves a los Rockets. Como curiosidad y dato de su tremendo juego, destacamos el récord que posee de mayor número de partidos consecutivos sin ser expulsado por faltas, con 1212. En su tercera temporada como jugador de los Rockets lideró la liga en rebotes por partido (17,6) y recibió su primer trofeo de MVP.

No tardaría en repetir como mejor jugador de la NBA, haciéndolo dos temporadas después, en los Philadelphia 76ers, junto a un tal Julius Erving, y otros grandes jugadores como Maurice Cheeks en aquellos 76ers legendarios del año 1982. Conseguiría su tercer MVP en 1983, un año después.

Malone vivió el resto de su carrera como jugador de los Bullets, Hawks, Bucks, 76ers de nuevo y Spurs. Promedió 24 puntos, 15 rebotes, 2 asistencias, 1 robo y 1 tapón con un 50% en tiros de campo durante su etapa de 6 años como jugador de los Rockets.

–     roc4Ralph Sampson: elegido como flamante número 1 del draft de 1983, Sampson llegaba a Houston para suavizar los efectos de un gran declive en el juego y los resultados de los Rockets. Esa misma temporada consiguió el premio de Rookie del año gracias, entre otras cosas, a sus promedios de 21 puntos y 11 rebotes y a su presencia en el All Star Game. Sampson daba grandes esperanzas y presagiaba el resurgimiento de los Rockets. Estuvo a la sombra del señor Hakeem Olajuwon, junto al que formó las famosas “Twin Towers” (Torres Gemelas) de Houston, y que hicieron temblar a toda la liga.

roc5Sampson se consolidó junto con Olajuwon como jugador dominante gracias a sus interminables 2,24 metros de altura. En el año 1986 los Rockets alcanzaron la final de la NBA tras eliminar a los Lakers con un alley-oop imposible de Sampson a falta de 1 segundo para el final del partido. No obstante, los Celtics de Larry Bird se encargaron de dejar las cosas claras a la pareja mágica, batiéndoles en la final y ganando el título de la NBA en 6 partidos.

Después de estas finales, los problemas físicos se encargaron de deteriorar a este gigante, que tan sólo pudo jugar 43 partidos en la siguiente temporada. Además, las críticas se cebaban con él, acusándole de evadir la zona contraria y no dar el 100% sobre la pista.

A pesar de jugar solamente durante 4 temporadas para los Rockets, Sampson marcó el inicio de la leyenda de Olajuwon y las “Twin Towers”, y se convirtió en un jugador dominante antes de ser alcanzado por las odiosas lesiones. Promedió 20 puntos, 11 rebotes, 3 asistencias, 1 robo y 2 tapones, además de un 50% en tiros de campo durante su período como Rocket.

–   roc6Hakeem Olajuwon: cuando uno lee u oye este nombre, lo instintivo es ponerse de pie y aplaudir. Considerado por mucha gente como el mejor pívot de la historia, estamos hablando del jugador interior más ágil y con mejor juego de pies de la historia del baloncesto. Ver jugar a Olajuwon era como ver a un ángel moviéndose sobre la pista. Podríamos escribir páginas y páginas deleitándonos y describiendo sus movimientos y la elegancia de su tiro en suspensión, excelente para tratarse de un pívot.

Llegó a los Houston Rockets como primera elección del draft del año 1984, siendo elegido antes que otras leyendas como Michael Jordan, John Stockton o Charles Barkley, en uno de los mejores drafts de la historia. Junto  a Sampson no logró nada, pero el ansiado anillo finalmente cubrió su dedo en la temporada 1993-1994, en la que los Rockets ganaron a los New York Knicks en siete partidos, en los que Olajuwon mantenía duelos de ensueño con la estrella Knick, Patrick Ewing. Ese mismo año, Olajuwon fue el primer (y hasta ahora único) jugador en conseguir el MVP, MVP de Las Finales y título de Defensor del Año.

El nigeriano, apodado “The Dream” era capaz de realizarlo prácticamente todo sobre la pista gracias a su portentoso físico y a su gran IQ baloncestístico. Era una máquina de anotar, rebotear, taponar, asistir… Así llegó su segundo anillo de campeón en 1995, año en el que los Rockets se hicieron con Clyde Drexler, que complementado con Olajuwon llevó a los Rockets a ser sextos del Oeste y un candidato tapado para conseguir el trofeo de campeón. Avanzaron por los Playoffs venciendo a grandes equipos como los Utah Jazz, los Phoenix Suns y los San Antonio Spurs, una serie que será recordada por el épico duelo de Olajuwon con David Robinson, del cual el nigeriano salió como vencedor individual. Los Rockets se enfrentarían en la final a los Orlando Magic de su sucesor, Shaquille O´Neal, y la estrella Penny Hardaway, a quienes barrieron sin contemplaciones en 4 partidos.

Después de conseguir estos dos títulos de manera consecutiva, Hakeem y sus Rockets no consiguieron frenar la hegemonía que impusieron los Chicago Bulls del mejor Michael Jordan. A pesar de reunir desesperadamente talentos como los de Charles Barkley, Clyde Drexler, Scottie Pippen y del propio Olajuwon, el declive de los Rockets era inminente.

Olajuwon fue traspasado a los Toronto Raptors en el año 2001. Dejó algunos registros impresionantes en los Rockets como: 12 elecciones para el All Star, dos anillos de campeón, dos MVP de Las Finales, 1 MVP y 2 premios al mejor jugador defensivo del año, además de ser líder en partidos y minutos jugados, tiros intentados y anotados, tiros libres intentados y anotados, puntos, rebotes, robos (siendo pívot) y tapones en la  historia de los Houston Rockets. También es el jugador que más tapones ha realizado en la historia de la NBA, con 3830. Estos récords los consiguió a lo largo de 17 temporadas en los Rockets en las que promedió 23 puntos, 11 rebotes, 3 asistencias, 2 robos, 3 tapones y 51% en tiros de campo. 

 

 

–    roc7Otis Thorpe: este jugador es otra de las “torres” que convivió con Hakeem Olajuwon y contribuyó con su juego a iniciar la época dorada de los Rockets. Pasó solo 6 años en el equipo (1988-1994), que le valieron para demostrar su potencial como jugador antes de convertirse en un “trotaequipos” de la NBA (posteriormente jugó para 7 equipos diferentes en apenas 7 años). Realmente Thorpe jugaba como ala-pívot sustituyendo en cierto modo a  Sampson, que fue traspasado por el equipo cuando Thorpe llegó. Fue seleccionado para el All Star en el año 1992, una de sus mejores en cuanto a estadísticas. Thorpe aportó una gran estabilidad al equipo tras la marcha de Sampson, y fue una especie de “Torre Gemela Alternativa”, que a la larga duró mucho más que Sampson junto a Olajuwon.

Uno de los datos más destacables que nos dejó Thorpe fue su récord de la franquicia de porcentaje de tiros de campo a lo largo de su etapa en los Rockets (56,9%), superando incluso al propio Olajuwon. Junto con “The Dream” y un gran equipo alrededor de ellos, logró el primer título de campeón de los Rockets en la temporada 1993-1994, culminando así los grandes méritos de esta inmensa pareja interior, que Sampson no logró exprimir al máximo.

Su eficiencia en el poste bajo era indudable, hasta el punto de complementarse de manera excelente con Olajuwon, que aun asumiendo su papel de estrella, dejó hueco para un Thorpe que se erigió como un gran escudero del nigeriano. Podríamos clasificarlo como uno de los grandes escuderos de la historia de la NBA en un grupo algo subjetivo, junto con jugadores como Scottie Pippen, Kevin McHale o cualquier “asistente de estrella” que se os pueda ocurrir.

Thorpe jugó un total de 6 años y medio con los Houston Rockets, promediando 16 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias y 1 robo con un porcentaje del 56,9% en tiros de campo.       

roc9     Yao Ming: a pesar de jugar tan sólo 8 años en la NBA (los 8 años en Houston Rockets) debido a continuos problemas con las lesiones, Yao se convirtió en el mejor jugador de baloncesto asiático de la historia, además de ser un jugador tremendamente emblemático y popular por su descomunal estatura (2,29 metros). Yao fue el sucesor de Olajuwon, sin marcar una leyenda tan grande como la del africano, está claro, pero se convirtió en uno de los líderes de un gran equipo de baloncesto junto a Tracy McGrady, siendo su escudero de lujo hasta 2010, año en el que “T-Mac” abandonó los Rockets rumbo a los New York Knicks. Un año después, Yao anunciaría su retirada de la NBA.

Yao Ming constituye un caso muy particular, siendo uno de los jugadores más castigados por las lesiones de la reciente historia de la NBA en los últimos años de su carrera. Luchó constantemente contra las duras críticas que se cebaban con él, y las dudas y la polémica que se generaron cuando los Rockets lo eligieron en el primer puesto del draft de la NBA del año 2002.

Mediante su juego y sus contundentes estadísticas, Yao se hizo un hueco entre los mejores hombres altos de la NBA, llegando a protagonizar grandes duelos contra leyendas como Shaquille O´Neal. Lo cierto es que sus semiganchos desde el poste bajo y sus mates a una mano sin apenas saltar se convirtieron en unos movimientos demoledores, que desesperaban al rival. En ocasiones parecía que Yao jugaba contra niños que no le podían quitar el balón ni hacerle un tapón por su gran altura. La carrera de Yao pudo haber sido mucho más larga y significativa, pero las lesiones le obligaron a tomar la decisión de retirarse en el verano de 2011, cuando arrastraba una fractura en su pie izquierdo y problemas de tobillo. Promedió 19 puntos, 9 rebotes, 2 asistencias y 2 tapones por partido, además de un porcentaje del 52,4% en tiros de campo como jugador de los Houston Rockets.

 

 

         

roc11     Dikembe Mutombo: esta bestia africana de 2,18 metros de altura bien podría ser considerada como el mejor jugador defensivo de todos los tiempos. Un jugador de corte principalmente defensivo, pero que en ataque también hacía estragos en la defensa rival y destrozaba los aros como la bestia que era. Disputó en Houston 5 de sus 18 temporadas en la NBA, siendo uno de los jugadores más longevos que ha jugado un partido de la NBA, disputando su último partido a los  42 años de edad, y del que se tuvo que retirar antes de su finalización debido a una grave lesión que acababa con su carrera dejando una impactante imagen al ser retirado del campo en camilla entre lágrimas y con el público del Rose Garden de Portland aplaudiendo a la leyenda de pie.

Mutombo marcó una época en la defensa interior de la NBA, haciendo mítico su gesto de mover el dedo índice diciendo “not in my house” (“no en mi casa, en mi casa no”) cada vez que les colocaba un tapón, algo bastante habitual, como demuestra su segundo puesto en la clasificación de tapones totales en su carrera, sólo por detrás de Hakeem Olajuwon. A pesar de jugar para los Rockets ya prácticamente en el final de su carrera, Mutombo era un jugador clave, siendo el suplente de Yao Ming, aunque muchas veces fue titular, por las mencionadas lesiones del chino.

Además de su exótico y portentoso físico, Mutumbo tenía un “timing” perfecto para colocar los tapones. Pocas veces picaba en las fintas y amagos del rival, y acercarse a la zona con él dentro hacía que a los rivales se les hiciera literalmente “de noche”.

El jugador nacido en la República Democrática del Congo jugó durante 5 temporadas en los Houston Rockets, promediando unos 3 puntos, 5 rebotes y 1 tapón y un 50% en tiros de campo. 

 

 

Así pues, Dwight Howard llega a un equipo que, gracias a él, se ha convertido en aspirante al título con su llegada y con un equipo que junto con James Harden puede dar espectáculo esta temporada. La misión de Howard es la de llevar a los Rockets lo más alto posible, pero también es la de intentar hacer olvidar o sustituir a estas leyendas que en su día se convirtieron en leyendas de los Houston Rockets. ¿Conseguirá esto Howard en Houston?

roc10

 

Escrito por Javier Romero

Anuncios

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s