Open McDonald´s 88 y el sueño de jugar contra los míticos Celtics (Real Madrid 96 – Boston Celtics 111)


Open McDonald´s 88 y el sueño de jugar contra los míticos Celtics (Real Madrid 96 - Boston Celtics 111)

Saludos amig@s.

 

Seguimos con nuestro repaso a partidos de leyenda del Real Madrid recordando la final del Open McDonald’s de 1988. Final que enfrentó al Real Madrid contra los legendarios Boston Celtics de los Larry Bird, Kevin McHale o Robert Parish, entre otros.

 

Era la primera vez que el mítico equipo del estado de Massachusetts, y por aquel entonces ganador de 16 anillos de campeón de la prestigiosa NBA desembarcaba en Europa para jugar un torneo contra los grandes equipos europeos. Y también era la primera ocasión en la que este torneo Open se disputaba en Europa, ya que la temporada anterior se disputó en Milwaukee, en donde el equipo anfitrión, los Milwakee Bucks, se impusieron por 127-100 a la selección de la URSS.

 

Había muchísima expectación alrededor de este partido porque enfrente, estaría el Real Madrid. Equipo más laureado de Europa, con 7 Copas de Europa, 1 Recopa y 1 Copa Korac por aquel entonces en su palmarés. Y que además, para esa temporada se había reforzado fichando al que en ese momento era el mejor jugador europeo: Drazen Petrovic. La gente estaba muy expectante por ver un duelo anotador entre Petrovic y Larry Bird, y sobre todo, por ver un buen espectáculo.

Martin vs McHale

El Real Madrid llega a esta final tras derrotar en semifinales al Scavolini de Pesaro de los Walter Magnifico, Ario Costa, Larry Drew o Andrea Gracis, por 108-96. Mientras que los Celtics hacían lo propio en su duelo de semifinales frente a la selección de Yugoslavia de los Vlade Divac, Dino Radja, Zarko Paspalj o Tony Kukoc, por 113-85.

 

Con un Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid lleno a rebosar, ambos equipos se presentaron en esta final con los siguientes quintetos. Por parte del Real Madrid, Lolo Sainz puso en liza al que posiblemente era su mejor quinteto: Drazen Petrovic de base, Chechu Biriukov de escolta, Johnny Rogers de alero, el inolvidable Fernando Martín de Ala-Pívot, y Fernando Romay de pívot.

 

Mientras que Jimmy Rodgers -que en esa temporada sustituía en el cargo a KC Jones como entrenador jefe del equipo- ponía en liza al quinteto habitual de los Celtics en esos últimos años tan exitosos para la franquicia de Massachussets en la NBA, y que la gente se sabía prácticamente de memoria. Este quinteto no era otro que el compuesto por: Dennis Johnson de base, Danny Ainge de escolta, el legendario e inolvidable Larry Bird de alero, Kevin McHale de Ala-Pívot, y Robert Parish de pívot.

 

El partido comienza con los Celtics dominando desde el salto inicial. El Real Madrid solo obtuvo ventaja con el 3-2 gracias a un triple de Petrovic en carrera, pero que rápidamente entre Dnny Ainge y Larry Bird se encargaron de neutralizar.

 

Pronto el equipo de Massachussets cogió una ventaja algo seria, 6-14 en el minuto 4 de partido. Robert Parish y Kevin McHale habían tomado el testigo de Bird y Ainge en ataque, y se estaban mostrando muy superiores a los pívots del equipo blanco.

 

Con un Drazen Petrovic jugando más para el mismo que para el equipo, fue Biriukov el que con dos triples anotados tras el tiempo muerto solicitado por Lolo Sainz, hacía que el Real Madrid se mantuviera en el partido. Aunque Larry Bird hacía todo lo posible para que no fuera asi y despegar a su equipo en el marcador. El jugador franquicia de los Celtics estaba haciendo jugar de maravilla a su equipo.

Aun así, el Real Madrid seguía en el partido, y pegado a Boston en el marcador. Un Drazen Petrovic muy agresivo sobre la defensa de Dennis Johnson, ponía a su equipo solo dos puntos abajo a 5 minutos para el final del primer cuarto (22-24). Esto dio resultado a que Rodgers metiera en cancha al rookie Brian Shaw en sustitución de Johnson, que había cometido dos faltas personales prácticamente consecutivas.

Aunque esa ventaja de dos puntos de Boston duro poco, ya que el equipo verde volvió a distanciarse hasta los siete de diferencia. La precipitación del Real Madrid en ataque, unido a los 6 tiros libres que hasta el momento había fallado el conjunto de Lolo Sainz hacía que Boston Celtics se fuera al final del primer cuarto venciendo por 22-29.

 

El segundo cuarto comienza con los Celtics presionando a toda pista y no dando respiro al Real Madrid. Además, Petrovic solo hacía que cometer errores por recrearse más de la cuenta. La defensa a la que estaba sometido por parte de Brian Shaw era muy muy agresiva, y el rookie de los Celtics no le daba ni un solo metro.

 

Esa defensa y los fallos del Real Madrid en tiros aparentemente cómodos y en buenas posiciones, daban como resultado una ventaja de 12 puntos, y gracias a un parcial de 6-13 para los de Massachusetts en los 4 primeros minutos de este segundo cuarto, lo que obligaba a Lolo Sainz a parar el partido con un tiempo muerto. De nuevo un Chechu Biriukov que estaba bastante inspirado en ataque volvía a poner a su equipo por debajo de los 10 puntos gracias a 5 puntos consecutivos. Aunque cada vez que el Real Madrid volvía a hacer creer a sus aficionados que la remontada era posible, Boston se volvía ir de nuevo. Brad Lohaus aprovechaba muy bien las imprecisiones del Real Madrid en ataque para volver a poner a su equipo 12 arriba a 6 minutos para el final.

 

El conjunto blanco no quería darse por vencido, y gracias a su orgullo y tirando de oficio, conseguía mantenerse a 12 de su rival. Un rival que estaba jugando muy suelto y muy agusto, y que gracias a ello estaba manteniendo ventajas entre los 12 y los 15 puntos.

 

Con 47-61 se llegó al final del segundo cuarto, y de la primera parte. Una primera parte en la que los Boston Celtics demostraron ser muy superiores al Real Madrid.

 

El Real Madrid debería de mejorar mucho para intentar levantar un partido que al descanso se le puso cuesta arriba, frente a un rival que estaba jugando a sus anchas.Y fue en el comienzo del tercer cuarto donde el Real Madrid salió como una moto. Gracias a Petrovic y a un Pep Cargol que estaba con muchas ganas, el equipo de Lolo Sainz endosó un parcial de 8-2 a los Celtics en el primer minuto de dicho cuarto que hacía levantar de sus asientos al público que se había dado cita en el Palacio de Deportes que veía como su equipo volvía a meterse en el encuentro.

 

Pero siempre que el equipo blanco tenía la oportunidad de acercarse más en el marcador y de hacer pasar un susto a equipo de Boston, sus malas lecturas de ataque le condenaban, lo que hacía que los Celtics volvieran a coger distancia en el marcador.

 

Un Drazen Petrovic que seguía demasiado individualista y bastante precipitado, y los 9 tiros libres que hasta el momento llevaba fallados el Real Madrid, hacían que a 5 minutos para el final del tercer cuarto el resultado fuera de 66-76 para los Celtics.

 

Bird dio todo un recital

Este tercer cuarto estaba siendo, sin duda, el mejor cuarto del partido. Ambos equipos queriendo correr, haciendo del choque un partido trepidante, y haciendo vibrar a los espectadores, como sucedió en un contra ataque llevado a las mil maravillas por el Real Madrid que culminó Rogers gracias a una asistencia de Petrovic, jugada que hizo que se cayera el Palacio de Deportes.

 

El Real Madrid estaba muy inspirado en este cuarto, y con un Fernando Romay que se estaba entonando ante Robert Parish, el conjunto blanco conseguía seguir vivo en el partido. Al final, 77-85 al final de este tercer cuarto. Un tercer cuarto en el que el Real Madrid se impuso por 30-24, y que hacía que las espadas estuvieran en todo lo alto para el último y definitivo periodo. La afición que se había dado cita el recinto madridista estaba convencida de que su equipo sería capaz de dar la vuelta al marcador y acabar llevándose el partido.

Pero ese optimismo duró poco. Un Larry Bird sublime se encargó rápidamente de volver a poner las cosas en su sitio, y de demostrar por qué fue elegido en tres ocasiones como jugador más valioso de la NBA, y por qué ha sido el mejor alero de la historia del baloncesto. Sus puntos clave, unidos a las pérdidas claves del Real Madrid, a los 12 tiros libres fallados por los de Lolo Sainz, y a la superioridad en el rebote de los hombres de Jimmy Rodgers, hacían que Boston pusiera de nuevo a los 14 puntos de ventaja en el marcador. Los Celtics se estaban empleando a fondo en el partido, como si jugaran el partido definitivo en una final de la NBA. Su defensa estaba siendo muy muy agresiva, bloqueando una y otra vez las ideas del Real Madrid en ataque.

A falta de 5 minutos para el final el Real Madrid bajó definitivamente la guardia, y Boston lo aprovechó para poner el 83-102 en el marcador. A partir de ese momento, los suplentes de ambos equipos hicieron acto de presencia en la pista para jugar los minutos finales. Los Villalobos, Ramón Rivas, Paddio, etc. iban a disfrutar de sus minutos de gloria. El Real Madrid maquilló el resultado durante esos minutos restantes, gracias sobre todo a la aportación de Cargol, que estaba cuajando un partido sobresaliente.

Petrovic se estrenaba ante un NBA

Precisamente fue el propio Cargol el que finalizó el choque con un fantástico contra ataque que ponía el broche de oro a una fantástica final y a un fantástico torneo. Al final 96-111 para los Celtics en un partido en el que el Real Madrid dio la cara y demostró que podía plantar cara a todo un campeón de la NBA como los Boston Celtics.

La gente que dijo que Boston se iba a pasear e iba a ganar de 40 se equivocó, viendo como un equipo europeo, todo un Real Madrid, hacía pasar dificultades a una de las mejores dinastías de la historia del baloncesto, y ganadora de tres anillos de la NBA en la década de los 80.

 

Esos Boston Celtics conquistaron Madrid y el corazón de los amantes al buen baloncesto, y la fiebre NBA empezaba a sentirse y a palparse en el viejo continente. El primer paso dado ese 24 de Octubre de 1.988 había conseguido ser un auténtico éxito.

 

REAL MADRID 96: Petrovic (22), Biriukov (18), Rogers (13), Fernando Martín (12), Romay (4) -cinco inicial- Antonio Martín (7), Llorente (4), Cargol (15), Villalobos (1)

 

BOSTON CELTICS 111: Dennis Johnson (10), Danny Ainge (11), Larry Bird (29), Kevin McHale (13), Robert Parish (10) -cinco inicial- Brian Shaw (6), Jimmy Paxson (8), Reggie Lewis (5), Brad Lohaus (7), Mark Acres (8), Ramón Rivas (0), Gerald Paddio (0), Ennis Whatley (2), Ron Grandison (2).

 

Escrito por Abraham Rollán  (@sultan1982_31)


contador gratis

Anuncios

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s