Indiana Pacers 83 – Miami Heat 87. Más poderosa es la necesidad.


 

lebron y wade

 

Más poderosa es la necesidad” decía Goethe oponiendo la fuerza de ésta a la de la ley. Y esto mismo se demostró durante el segundo partido de la eliminatoria entre Indiana y Miami, un partido de perfil bajo que estuvo marcado por los errores de ambos equipos. Todo un mal trago para el espectador de NBA, para ese sonámbulo que cada vez encuentra menos y peores excusas para mantenerse en pie durante la madrugada, especialmente si se juega en el este.

El partido no sólo fue malo a nivel técnico, con numerosas pérdidas de balón por malos agarres o por falta de protección de la pelota, sino también en el plano táctico. Tendría que ver otra vez el partido, pero me cuesta recordar más de dos balones interiores con liberación de espacio a Hibbert o Bosh o alguna situación para salida de tiradores. Qué feliz era Ray Allen dentro de los sistemas de Rivers y recibiendo los pases de Rondo en Boston.

Pero nada, sólo situaciones de aclarado para Lebron o Wade que derivaban en unos contra uno con más de seis botes o bloqueos directos más o menos dinámicos hasta generar situaciones de pase a la continuación o cambios defensivos. Lo mismo por parte de Indiana con Stephenson y George como protagonistas. Todo, y más a medida que avanzaban los minutos, se redujo a este duelo en el que, a pesar del acierto del neoyorquino, los de Indiana llevan siempre las de perder.

Porque Lebron y Wade forman parte de una categoría superior de jugadores. Pronto su nombre estará vinculado al de otras muchas leyendas de la liga y, por eso mismo, aún quieren añadir más méritos a su historial. Puede que durante gran parte de la temporada regular no hayan estado a la altura, pero todos somos conscientes de que la siesta para estos ganadores concluye cuando sienten el agua aproximarse a la barbilla. Así, con el marcador igualado al inicio del último cuarto, ya muchos vaticinábamos el desenlace.

Y sucedió. Sucedió por talento y por necesidad. Sucedió por Wade y Lebron, autores de 22 puntos en el último cuarto, pero también con la inestimable colaboración de Bosh y Andersen en tareas poco lustrosas, saltando con vehemencia a los traps, reboteando e intimidando dentro de la zona. Indiana se encontró carente de ideas, echando de menos a un base que no es George Hill, en quien tal vez quiso ver Larry Bird, director de operaciones deportivas en Pacers, un parecido razonable con Dennis Johnson. De esta manera se fue yendo el partido, entre bandejas y algunos tiros de las estrellas de los Heat, ante fallos en el lanzamiento exterior y malas decisiones de George, West, Hill o Stephenson, con Hibbert desaparecido.

Ahora la eliminatoria viaja a Miami con una victoria para cada contendiente. El American Airlines Arena y su ambiente caribeño jugarán un papel, pero ya lo saben, lo decía Goethe, más poderosa es la necesidad. 

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s