Río Natura Monbus: Objetivo cumplido en el ecuador de la temporada


El mes de enero puede considerarse como el de la recuperación de la confianza perdida después de cuatro derrotas seguidas ante Valladolid, Baskonia, Estudiantes y Cajasol.

La última derrota de Sevilla fue de esas para olvidar en el que el equipo nuevamente fue a remolque en el marcador en un partido que recordó demasiado al del enfrentamiento con el equipo colegial en Sar.

1

Joan Sastre y Marcus Landry hicieron y deshicieron a su antojo y la defensa gallega no fue quién de neutralizarlos. Solamente el cambio de dinámica a un partido más atrancado, con una mayor intensidad defensiva de los de Moncho y la labor de Dewar, Oriol y Muscala, sirvió para suavizar el marcador gracias a una segunda parte más acertada de estos tres jugadores. 80-71 fue el maquillaje del resultado final en un partido en el que el equipo cajista fue muy superior.

Pero el 19 de enero fue el “día Murphy” para el eterno rival del Obra. Un conjunto que ya se cruzó en la historia de los compostelanos en el ascenso a la ACB y cuya estadística particular de enfrentamientos es muy favorable a los gallegos desde entonces. Se trata del actual UCAM Murcia que se presentaba ante su público con mucha incertidumbre en su juego, sobre  todo a raíz de la lesión del gallego José Ángel Antelo que estaba siendo un jugador muy rentable con 11 puntos y 6 rebotes por partido en 8 jornadas.

El aliciente de los que acudieron al palacio de los deportes de Murcia era ver a uno de los mitos del baloncesto europeo en la figura de Pete Mickeal, que llegaba recuperado de su enfermedad y con un contrato temporal para intentar aumentar el rendimiento exhibido por el equipo pimentonero en las últimas jornadas.

Pete Mickeal Ucam

Lo cierto es que fue el máximo anotador de su equipo pero no pudo evitar el sonrojo de ver cómo una plantilla planificada para play offs pierde de 36 puntos y anota solo 47 ante un equipo que venía de sufrir 4 derrotas consecutivas.

Para muchos esta temporada está loca, loca, especialmente con los equipos de la mitad de la tabla para abajo y entre los que el Obra no es una excepción desde este punto de vista y para muestra un botón:

Lo que parecía iba a ser una fiesta de los murcianos se convirtió en una auténtica tragedia que acabó con su coach Óscar Quintana en la calle. 

quintana

Y por la otra parte, la repentina ausencia por decisión propia de Minnerath de dejar el equipo para probar fortuna en otra liga, la baja de Iñaki Sanz y los problemas físicos de Vili Xanthopoulos hacían pensar en una tragedia que al final se convirtió en fiesta, viendo además como otros jugadores que hasta ahora pasaban inadvertidos en las estadísticas fueron capaces de dar un paso adelante. Tal fue el caso de la gran actuación de Durand Scott (15 pts y 3/3 triples) y el sensacional Oriol Junyent con 16 puntos y 23 de valoración, el mejor del partido a sus casi 38 años. 

Tillie

Lo bueno de toda esta loca temporada es que esta locura iba a continuar el 26 de enero en el Multiusos de Sar ante el Bilbao basket. Partido brutal, espectacular, de poder a poder, donde el equipo local llevó las riendas pero el visitante, guiado por un auténtico crack como es Alex Mumbrú (33 pts y 5/10 triples), no se rindió y luchó hasta el final. Si a esto le añadimos la polémica arbitral que estuvo presente con decisiones llamémosle “atípicas” de las que no se pitan en otras canchas ACB, pues entonces cualquier aficionado que acudió a Sar ese día no pudo más que sentir como propio el famoso eslogan: “I love this game” (me encanta este juego). 

Mumbru

Moncho

En esta ocasión fue el partido de los bases. Geniales los dos, lo dieron todo en la cancha, anotaron y fueron acompañados por todos: Micky Stobart fue el único jugador que no anotó en este partido y 5 jugadores acabaron con dobles dígitos. Pumprla el más valorado de los locales y Muscala siempre como un reloj haciendo en todos los partidos cosas positivas para el colectivo. Así es, técnicamente hablando un EQUIPAZO lo que se vio hace una semana en Santiago con solo repasar las estadísticas del Obradoiro.

Con el final de la primera vuelta, el balance entra dentro de lo previsto: 6 victorias, una mejoría evidente en el juego colectivo y una regularidad que va imperando poco a poco en los jugadores llamados a ser importantes en el rendimiento del equipo.

Si analizamos este rendimiento comparando las estadísticas individuales de la plantilla de esta temporada con el de la pasada podemos sacar alguna conclusión que nos explica la marcha actual pero también alguna otra con el adjetivo de curiosa.

La primera, la más llamativa, los números de un jugador con sueldo de unir vestuario y que aporta sentido común en los momentos difíciles: el capi Oriol Junyent. Los números hablan por sí mismos, sobre todo en lo que respecta a la producción ofensiva y en los rebotes.

Tabla 1

La segunda, el paso adelante de Durand Scott. Después de sus titubeos iniciales ha ido cogiendo poco a poco confianza y desde el partido de Murcia viene haciendo un trabajo que no se le ha visto en toda la pasada temporada a William Buford. Éste último con un corte de jugador más europeo pero con menos atrevimiento hacia la canasta que Durand y con menos músculo en defensa y ataque. Los números parecen indicar que este año Moncho Fernández no se ha equivocado con su sustituto.

 Tabla 2

La tercera, el rendimiento de los bases respecto a la pasada temporada. Un aspecto polémico y motivo de debate entre los aficionados. Ofensivamente no es una pareja inferior a la de la pasada temporada, sobre todo porque Rafa Luz tiene unos números visiblemente mejores este año en la faceta anotadora. Las asistencias son el único indicador negativo, seguramente justificado en que el año pasado el equipo tuvo al mejor pasador de la liga.

 Tabla 3

Tabla 4

Y la cuarta, como decía Moncho Fernández en alguna ocasión “un buen equipo se hace alrededor de un buen cinco”. Pues eso: Mike Muscala está cumpliendo bastante bien y nos ha hecho olvidar al magrebí, jugador del Real Madrid este año. Viendo sus números en comparación a nuestro cinco de la temporada pasada tampoco parece que Mateo y Moncho Fernández se hayan equivocado mucho en esta elección.

Tabla 5

Como contrapartida también se ve que los promedios de Corbacho y Dewar son inferiores, sobre todo ofensivamente e incluso el incansable Pumprla tiene un promedio ofensivo inferior en 2 décimas al del año pasado y también números bajos en rebotes, tiros libres y valoración general.

Para la segunda mitad de la temporada quizá dependa de ellos en gran medida el futuro y la clave para conseguir esa permanencia ansiada. Sus galones de jugadores experimentados y “hombres de confianza” del capi Oriol deben pesar lo suficiente para que así sea y sus promedios deben estar al final en los de la temporada pasada.

Y en el momento de finalizar esta crónica ya puedo contar que este domingo 2 de febrero el Obradoiro acaba de conseguir su séptima victoria ante el gallito de la pasada temporada y 8º equipo copero de este año. Es la tercera consecutiva en un partido muy duro y ante un equipo con el MVP de la liga (Sekulic) que el inicio del 2014 le está sentando mal pero que durante el año natural 2013 era el cuarto mejor de la liga en triunfos conseguidos.

El partido se ha desarrollado en las distancias cortas, rentas a favor del equipo local pero donde siempre el Iberostar Tenerife estaba al acecho en el marcador con buenas actuaciones del trío habitual Sekulic (22 pts y 28 de valoración), Nicolás Richotti y Saúl Blanco.

A excepción de la igualdad en el primer cuarto los dos siguientes serían favorables al equipo santiagués con diferencias que se fueron a los 13 puntos.

No obstante, el último cuarto no fue un camino de rosas para los de Moncho Fernández porque enfrente estaba el equipo de Alejandro Martínez, que nunca se distinguió por arrojar la toalla antes de tiempo. Las faltas personales acuciaron de forma angustiosa al Obra con la rápida eliminación en 30 segundos de Oriol Junyent y Mario Delas, viendo además como Muscala el, a la postre, mejor jugador del partido y MVP de la jornada (25 pts y 32 de valoración) junto a Andy Panko, se cargaba con su cuarta personal que puso de los nervios a todos los aficionados que se congregaban en el Multiusos. 

Muscala

Finalmente el colchón de puntos del tercer cuarto valió su peso. La gran defensa de Micky Stobart sobre Sekulic -que provocó que éste cometiera pasos en el ataque más importante para los canarios de meterse en el partido- y la anotación de Dewar, Vilis y Oriol en los momentos más calientes, propició otra sufrida victoria para los de casa que pone la frontera en 3 las victorias de diferencia  con el Tuenti Estudiantes. 84-76 Final.

Richotti

Pendientes del trabajo de José Luis Mateo en busca de un pívot (un 4 o 5 según los mentideros….) para blindar a la plantilla en la segunda vuelta, no puede respirarse más que optimismo en un año en el que el número de victorias necesarias no deberían ir más allá de las trece.

Pues eso, nos quedan seis con la tranquilidad del parón de la copa y la menor urgencia de contratar a un jugador que mejore al colectivo con los que ya están. #TodosXuntosObra 

Escrito por Juan Isorna (@rhynchonphorus)

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s