EL DÍA QUE MAGIC FUE KAREEM ABDUL-JABBAR


El día que Magic fue Kareem Abdul-Jabbar

Para ponernos en antecedentes, finales de la NBA 1979-80 en el quinto partido de las finales disputado en el Forum de Los Ángeles. Kareem que estaba dominando las zonas tanto en ataque como en defensa sufre un esguince de rodilla, pese a ello consigue acabar el partido dando la victoria al equipo angelino, en esos 5 partidos promediaba 33 puntos, al hacerle pruebas de la lesión se le descarta para el 6º partido.

Días después los Lakers volaban camino de Philadelphia para disputar el sexto partido, el rookie Magic Johnson para sorpresa de sus compañeros decide sentarse en el asiento destinado a Kareem que era el del capitán del equipo, y el más amplio y cómodo. Desde ese asiento y viendo el desanimo de sus compañeros el joven Earvin les dice que no se preocupen por nada, que el hará de Kareem.

En Philadelphia nadie se creía que Kareem no iba a jugar esa noche, pensaban que había viajado aparte del equipo para despistar a los Sixers pero no fue así, el partido comenzó de la forma más extraña posible, con Magic, aquel sonriente e inusual base de 2,06 metros, disputando el salto inicial el cual no ganó pero que sería lo único que no dominaría esa noche. Durante todo el partido le fueron cambiando los marcajes ya que Magic unas veces jugaba al poste cuando le marcaban jugadores de su tamaño o menores emulando a Kareem con el rebautizado Baby hook (el de Kareem era el famoso Sky hook que era un tiro prácticamente imposible de taponar) y cuando los marcajes eran de jugadores más grandes los sacaba fuera de la pintura para hacer tiros de media distancia, incluso dedicó parte del partido a lo que mejor sabía hacer, dirigir el contraataque y asistir a sus compañeros.

Nadie en los Sixers, ni siquiera su entrenador, sabía cómo parar a aquel veinteañero que les estaba volviendo loco, aquella gran primera noche sin Kareem el gran Magic se fue hasta los 42 puntos, 15 rebotes, 7 asistencias, 3 robos de balón y anotando 14 de 14 desde el tiro libre en 47 minutos, solo descansó un minuto en todo el partido y los Lakers se llevaron el partido por 123 a 107 llevándose el título por 4-2, y siendo nombrado Magic MVP de las finales, algo que ningún rookie había conseguido antes ni se ha conseguido después. Aquella decisión fue un poco controvertida ya que quizá aquella noche eclipso toda la serie que había hecho antes Kareem que quizás había merecido más ese reconocimiento.

 

 

 

Anuncios

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s