Ismael Santos: "Me hubiera encantado jugar contra Navarro"



Hoy tengo el placer de publicar una entrevista con Ismael Santos. ‘Isma’ se prestó a colaborar inmediatamente conmigo, y hemos charlado de multitud de temas. Por lo que debido a la gran infinidad de temas, he decidido dividir la entrevista en tres partes. En esta primera parte, hacemos un recorrido desde su llegada al Real Madrid (con tan sólo 13 años), hasta la consecución de la última Copa de Europa que luce en las vitrinas del club…
1.- ¿Qué significó y significa para ti el baloncesto?
Durante una gran parte de mi vida lo significó todo. Empecé a jugar a los 7 años en los Salesianos de Orense y hasta los 31 que me retiré fue mi pasión y viví entregado a él en cuerpo y alma. Crecí y maduré como persona jugando a baloncesto con lo cual es algo que siempre formará parte de mí. Aunque actualmente no ocupa un lugar prioritario en mi vida ya que ésta ha ido en otra dirección, lo sigo desde la distancia porque tiene y siempre tendrá un espacio reservado en mi corazón. 


2.- Con 13 años llegaste al Real Madrid, ¿cómo se produjo tu desembarco en el club a tan temprana edad? ¿quién fue el responsable de tu llegada al Madrid?
El desembarco en Madrid se produjo a los 13 años como tú dices, después de asistir a un Campus en Oviedo en el cual estaban los entrenadores de categorías inferiores de los mejores clubes de España. Entre ellos estaba Angel Jareño, entrenador de Buen Consejo y por entonces filial del Real Madrid, el cual quiso a toda costa llevarme a Madrid. Cuando el campus se terminó hizo un informe sobre mí al Real Madrid para que me fichara y luego Clifford Luyk, responsable de la cantera del Madrid por aquellos tiempos llamó a mi casa para hablar conmigo y con mi padre. Después de esa llamada se valoraron muchas cosas ya que yo sólo tenía 13 años, e ir a Madrid con esa edad tenía sus riesgos. La parte más complicada era donde y con quien iba a vivir, pero Angel Jareño conocía una familia que aceptó ‘adoptarme’ en un cierto sentido y mi padre dio su consentimiento para que pudiera ir. Para él fue duro el dejarme ir pero también sabía que era una oportunidad que no podía dejar escapar y mi mayor deseo.
Sin duda el gran responsable de mi llegada a Madrid fue Angel Jareño. El fue mi principal valedor en todos los sentidos y el que resolvió todos los pequeños inconvenientes que había en un principio para que yo pudiera ir. Por otro lado no puedo olvidarme de citar a la familia Larrañaga con la cual estuve durante cuatro años. Una familia maravillosa y extraordinaria en todos los sentidos que me trató como a un hijo y sin la cual nada de lo que hice posteriormente hubiera sido posible. A todos ellos gracias de todo corazón.
3.- Cuando subiste al primer equipo del Real Madrid y entras por primera vez en el vestuario, ¿qué pensaste? ¿qué jugador te impresionó más? Y ¿cuál hizo de guía espiritual?
Desde que era un chaval tenía claro lo que quería, tenía una confianza ciega en mis posibilidades y sabía que lo conseguiría, con lo cual el hecho de subir al primer equipo del Real Madrid fue simplemente otro paso más en mi camino hacia donde quería llegar. Al entrar por primera vez en el vestuario del primer equipo sólo pensé, bueno aquí estoy por fin, ahora toca demostrar que me puedo quedar durante mucho tiempo en este equipo.
A nivel técnico o físico no hubo ningún jugador que me impresionara en especial, pero hubo uno que sí me impresionó por su carisma y carácter: Fernando Martín. Tenía una energía, un carácter y una personalidad que hacían que fuera distinto al resto.
Por lo que respecta a si hubo algún guía espiritual, la respuesta es que no. Al principio mi relación con los jugadores del primer equipo no fue fácil porque yo era un chaval de 17 años muy ambicioso y bastante salvaje que quería demostrar que podía ganarme un puesto en el equipo, y ellos por su parte como veteranos tenían que demostrar que eran mejores que yo y que no tenía sitio en el equipo todavía. Para mí todos los entrenamientos eran a muerte y es normal que no hubiera en esos primeros momentos espacio para que ninguno de ellos me hiciera de guía. Luego cuando empecé a viajar con el equipo y a formar parte del grupo las cosas cambiaron, y aunque los entrenamientos seguían siendo a cara de perro, a nivel personal mi relación con ellos cambió por completo.
Ese primer año fue muy difícil por la muerte de Fernando Martín, la grave lesión de Chechu Biriukov y todos los cambios que hubo en el equipo, pero aprendí muchas lecciones que me ayudaron durante mi carrera.
Tengo un gran recuerdo de ese período porque tuve la suerte de entrenar con grandes jugadores que con el tiempo se convirtieron en amigos y con un gran entrenador como George Karl. 
4.- Pedro Chueca, fue una de las personas más importantes en tu carrera deportiva cuando tenías 15 años, sin él nadie sabría hoy en día quien es Ismael Santos, ¿puedes contarnos que te ocurrió con esa edad? ¿cómo te ayudo Pedro Chueca?
Pedro Chueca fue la persona que salvó mi carrera deportiva cuando tenía 15 años, pero lo que es más importante es que por circunstancias de la vida se convirtió para mí en un segundo padre y en esa persona a la que uno acude cuando se encuentra con obstáculos en la vida, es joven y se encuentra fuera de casa. Ha sido, es y será siempre una de las personas más importantes de mi vida.
Todo comenzó al inicio de la temporada en la que yo era cadete de 2° año y tenía 15 años. En ese momento empecé a tener problemas en la espalda que me impedían entrenar y jugar, y después de unos meses en los cuales los médicos del Real Madrid no encontraron la solución el jefe de los Servicios Médicos del Real Madrid por aquél entonces redactó un informe en el que decía que tenía que abandonar el baloncesto y en general la práctica del deporte porque mi problema de espalda no tenía solución y no me permitiría en el futuro el poder entrenar con regularidad y mucho menos poder llegar a ser un jugador profesional. En un primer instante el preparador físico del equipo, Enrique Jurado, me ayudó con un plan especial de recuperación, pero desgraciadamente murió en accidente de tráfico y
como consecuencia ese plan no tuvo seguimiento. Luego fui con su hermano a Alemania para ver a un especialista, el cual me ayudó pero no logró que los problemas desaparecieran y que volviera a jugar. Fue entonces gracias a Pedro Chueca, que por entonces ya trabajaba con la Federación Española de Baloncesto y a su tratamiento, que empecé a salir del túnel después de 6 meses, volviendo poco a poco a entrenar y luego a jugar. A partir de ese momento nació una relación entre nosotros que fue mucho más allá de la habitual entre un jugador y su fisioterapeuta porque como he dicho antes, por diversos motivos y circunstancias de la vida se convirtió en un segundo padre para mí.
Aprovecho para decir que algo de lo que me siento orgulloso en esta vida y de lo que me alegro enormemente es de tener a Pedro Chueca como amigo.
Haberle encontrado ha sido uno de los mejores regalos que la vida me haya podido hacer, pero no porque haya salvado mi carrera deportiva, sino porque en 39 años que tengo nunca he encontrado a nivel humano alguien como él. Es simplemente alguien único al que nunca podré agradecer bastante lo que ha hecho por mí.
5.- Con el talento ofensivo que atesorabas, el mismo Joe Arlauckas lo ha dicho en varias ocasiones, ¿qué te hizo sacrificar tu lucimiento personal por el bien del equipo? ¿qué actitudes ó aptitudes se requieren para ser un gran defensor como lo eras tú?
Desde muy pequeño siempre he perseguido mis sueños y me he comprometido conmigo mismo para, respetando mis principios y valores, hacer todo lo posible para conseguirlos. Yo he sido madridista desde muy pequeño y mi sueño era jugar durante muchos años y ganar títulos con el Real Madrid, por éso cuando llegué al primer equipo renuncié a jugar como jugaba cuando era juvenil o junior con tal de poder quedarme y cumplir así mi sueño. El compromiso que tenía conmigo mismo desde muy pequeño pudo más que cualquier otra cosa.
En aquella estructura de equipo tenía que ganarme un puesto haciendo cosas que los demás no hicieran sin importarme mi lucimiento y mis estadísticas personales. Jugar con gente como Sabas, Joe Arlauckas, Antonio Martín o Chechu Biriukov no me dejaba espacio para seguir tirándomelas todas como cuando era junior. Tenía pues dos opciones, cambiar y reinventarme como jugador renunciando a mi estilo de juego y ayudando al equipo de otra manera o irme a otro equipo a seguir tirando y metiendo puntos. Escogí la primera opción porque como he dicho antes yo tenía el sueño de jugar y de ser importante en el Real Madrid y no en otro equipo.
Respecto a tu pregunta sobre actitudes y aptitudes para ser un gran defensor, la actitud es sin duda la cosa principal y prioritaria. Las actitudes marcan la diferencia y son las que hacen mejorar las aptitudes.
Es muy difícil que un jugador tenga vocación defensiva de por sí porque es un aspecto del juego poco valorado y reconocido, con lo cual es imprescindible una actitud positiva para abrir tu mente y poder entender que la defensa es el 50% del juego, que es una faceta que tiene la misma incidencia que el ataque en el resultado final o más, que es un aspecto del juego que tienes que mejorar si quieres ser un gran jugador, que es algo con lo que te puedes divertir tanto como atacando, y que es un modo de ayudar al equipo a ganar como lo es meter puntos.
Cuando uno ha entendido todas estas cosas y con ello la importancia de la defensa en tu crecimiento como jugador, el mejorar física, técnica o tácticamente para defender mejor será tan natural como mejorar el tiro, el bote o el pase.
6.- ¿Qué tipo de preparación técnica seguías para marcar a los mejores jugadores del continente?
Ver vídeos y memorizar las características técnicas de cada uno de ellos. Luego después de la primera vez que jugaba contra ellos ya les conocía y sabía cuales eran sus debilidades y puntos fuertes, fueran físicos, técnicos o mentales. Personalmente era un gran reto lograr dejar en pocos puntos a jugadores que anotaban entre 20 y 30 puntos por partido y sabía que haciéndolo estaba dando una gran aportación al equipo para ganar. 
7.- A día de hoy todavía se te recuerda como un autentico perro de presa, eras la pesadilla del jugador al que marcabas, si tuvieras oportunidad, ¿qué jugador o jugadores en activo te gustaría defender? ¿por qué?
Me hubiera encantado jugar contra Juan Carlos Navarro porque es el jugador exterior con mayor calidad ofensiva de Europa y además porque dejarle en pocos puntos sería una de las claves para ganarle al Barça. Más no podría pedir….
8.- En la actualidad, yo te compararía con Víctor Sada, un jugador que antepone sus virtudes por el bien de equipo. Este tipo de jugadores son muy bien vistos por los entrenadores, porque aportan los tan preciados intangibles, pero sin embargo por el gran publico no, ¿por qué?
Porque falta educación deportiva en este sentido. Lo más llamativo del baloncesto a simple vista es tirar y meter puntos. Los premios y los elogios en los medios de comunicación se los llevan siempre los que más puntos meten (que no digo que no se los merezcan), y la mayoría de las veces se olvidan de resaltar la importancia del trabajo del resto de jugadores que meten menos puntos, con lo cual el gran público desde fuera no valora lo suficiente los otros aspectos del juego. Sólo los entrenadores y la gente que conoce de verdad el juego saben y valoran que sin jugadores que aportan esos intangibles un equipo no podría funcionar.
Lo que quiero decir es que los puntos son la mayor parte de las veces la culminación de un trabajo de equipo. Una canasta llega como fruto de otras muchas cosas previas como son un buen pase, un buen bloqueo, un buen rebote, un robo de balón, una buena defensa…todos ellos aspectos esenciales del juego que hacen que el baloncesto sea tan bonito y atractivo. Jugar a meter sólo puntos sin cuidar estos otros aspectos sería sólo un correcalles. El baloncesto es un deporte de equipo y para que exista un equilibrio dentro de ese equipo cada jugador tiene que saber interpretar en cada momento qué es lo que tiene que aportar para que el equipo funcione, y muchas veces puede ser que para que el equipo funcione un jugador tenga que centrarse en otras facetas del juego y no en meter puntos. Todos los jugadores de un equipo se convertirían en piezas importantes si respetasen esa regla, pero para respetarla hay que dejar el ego en casa o en el vestuario.
Para renunciar a tus estadísticas en ataque en beneficio de otro compañero sabiendo que con ello se mantiene el equilibrio del equipo se necesita inteligencia y mucho compromiso porque nadie de fuera del equipo te lo va a valorar. Uno mismo tiene que saber que está haciendo lo correcto sin esperar que nadie le felicite porque como dije al principio en general hay muy pocos se den cuenta de ello.
9.- Ya que hemos mencionado el tema de los intangibles ¿podrías nombrar jugadores en activo que antepongan su talento por el bien del equipo? Hablamos un poco de cada uno de ellos.
Aunque he seguido durante estos años el baloncesto desde la distancia, mi conocimiento de las plantillas actuales es limitado con lo cual te digo también nombres de jugadores que ya están retirados pero que para mí han sido ejemplares en ese sentido. Como jugadores españoles exteriores que se me vengan a la cabeza ahora mismo, te diría Carlos Jiménez, Berni Rodríguez y Víctor Sada, como jugadores que han dado equilibrio a sus equipos, aportando esos intangibles y como extranjeros Papaloukas y Diamantidis, jugadores a los que no le hace falta meter puntos para dominar un partido. Como extranjeros te diría Claudio Coldebella y sobre todo Riccardo Pittis, con el cual he tenido el placer y el honor de jugar.
Haría ver vídeos de Ricky a todos los chavales para enseñarles como se puede no sólo jugar sino dominar y controlar un partido de baloncesto sin meter o metiendo muy pocos puntos. Verle jugar era una lección de baloncesto continua.
10.- Define a los siguientes jugadores:
Antúnez
Excepcionales condiciones físicas. Base anotador con buen tiro y gran penetración
García Coll
Extraordinario defensor y gran jugador de equipo
Arlauckas
Uno de los mayores talentos en ataque que yo haya visto jamás. El mejor 4 de Europa durante muchos años e imparable cuando estaba en racha (osea casi siempre)
Sabonis
Grandioso e irrepetible. Difícil describirlo con palabras. Mucho mejor ver un vídeo de él y disfrutar contemplándolo jugar. Uno de los mejores jugadores de la historia, NBA incluida.
Lasa
El jugador más inteligente con el que he jugado. Gran director de juego, gran tirador y con excelente técnica individual
Cargol
Grandes condiciones físicas y gran polivalencia para jugar dentro y fuera en ataque y en defensa. Uno de los mejores ‘3’ de los años 90
A. Martín
Uno de los mejores pívots de Europa en los años 90. Excelentes movimientos de espaldas y de cara al aro, buen tiro de 4-5 metros, gran primer paso…Calidad a raudales
Biriukov
El mejor escolta que he visto en mis años como jugador por el dominio que tenía de todas las facetas del juego y por su gran capacidad para asumir la responsabilidad en los momentos importantes. Para mí uno de los grandes con mayúsculas
Santos (jejeje)
Que me definan los demás
11.- Como habrás comprobado he nombrado, incluyéndote a ti, a la última plantilla que fue capaz de llevar a las vitrinas del Real Madrid el título de Euroliga, ¿qué recuerdos te trae ese título? ¿alguna anécdota de la celebración?
El título me hace recordar lo mucho que trabajamos durante años para conseguirlo, el gran ambiente y el gran compromiso que existía en ese equipo. Desde fuera se puede pensar que teniendo a Sabas, Joe, Antonio, Chechu, etc fue fácil, pero detrás de ese título hay mucho esfuerzo y trabajo, y una clave: encontrar la química perfecta para sacar lo mejor de la calidad humana y la calidad técnica de los jugadores que había en él. Todos teníamos una meta común y asumíamos y aceptábamos perfectamente los roles de cada uno en el equipo para conseguir esa meta. Todos los jugadores ponían sus cualidades al servicio del equipo aceptando muchas veces un papel secundario, lo cual no era fácil porque muchos de ellos eran jugadores que podían ser estrellas en otros equipos. Honestamente ese equipo debería de haber ganado no una sino tres Euroligas pero la belleza del deporte es que no siempre gana el que a priori debería ganar. Respecto a contarte alguna anécdota de la celebración, lo siento pero no te puedo contar nada porque yo me fui a dormir pronto. Si quieres detalles tienes que preguntarle a alguno de los que se fueron a dormir tarde. 
12.- No me he olvidado de la persona que os llevó a la conquista de la Euroliga, Obradovic. Tú que tuviste la suerte de tenerlo como entrenador, ¿podrías decirnos la receta de su éxito? ¿es tan exigente como dicen?
La receta de su éxito es la mezcla de varios ingredientes. Diría que la clave es su amor por entrenar, su pasión por el baloncesto y su enfermiza ansia de ganar. Han pasado muchos años, pero de lo que me acuerdo es de su inmensa pasión por el baloncesto y de su obsesión por mejorar y ganar, algo que contagiaba al equipo cada día. Por lo que veo todo esto no lo ha abandonado y es sin duda la base de lo que le hace seguir siendo el número uno. Como resto de ingredientes de la receta diría: gran conocimiento del juego, capacidad de lectura y de improvisación durante los partidos, gran habilidad e inteligencia para conectar con los jugadores a nivel humano y conocimiento de lo que se necesita para construir equipos campeones. Es sin duda una de esas personas que reúne todos los ingredientes necesarios para hacer historia, cosa que ya ha hecho y que seguirá haciendo. Respecto al tema de la exigencia, el primer año que vino a Madrid tengo que decir que nunca he entrenado tanto en mi vida, sobre todo en pretemporada. Duro y exigente pero si le respondías te ganabas el cielo con él.
Personalmente guardo un gran recuerdo de sus tres años en Madrid a pesar de que con él me convertí en un especialista defensivo y mi juego se limitó mucho. Mi lectura es que conmigo fue lo suficientemente inteligente como para adivinar qué tenía que hacer para convertirme en un jugador desequilibrante a nivel de intangibles y dar así al equipo el equilibrio que necesitaba para ganar. Me quito el sombrero ante él como entrenador y sólo puedo decir que ha sido un honor y un privilegio haber sido jugador suyo.
Has dicho en la pregunta refiriéndote a Zeljko que fue la persona que nos llevó a ganar el título y es cierto, pero un equipo lo forman otras muchas personas y sería injusto no nombrar también a otras personas que formaban parte del equipo y que son menos conocidas para el gran público, pero que tuvieron una gran importancia durante muchos años para llegar a ganar ese título: El segundo entrenador Angel Jareño, el doctor Alfonso del Corral, el fisioterapeuta Jesús Santos, el utillero Agustín Rodríguez, alias “Bibi”, y sobre todo Paco López, el preparador físico del equipo durante más de 20 años y una persona a la que habría que ponerle una estatua en el Santiago Bernabéu por su trabajo durante todos esos años en el club. Extraordinario a nivel profesional y superlativo como persona. Repito, todas estas personas no son tan conocidas para el gran público pero sin su trabajo y su ayuda durante años no hubiéramos podido ganar ese título. 
Desde aquí agradecer a ‘Isma’ la amabilidad mostrada desde el primer instante. En todas las ocasiones que he tenido la oportunidad de contactar con él, se ha mostrado como una persona sencilla, cordial y cercana… ¡Gracias crack!



contador gratis

Anuncios

En JordanyPippen nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s